‘Karigurashi no Arrietty’. Bondadosa, melancólica y emotiva.

Hiroyamasha Yonabayashi se iniciaba en el mundo del largometraje de animación infantil con el apadrinamiento de uno de los míticos del género: Hayao Miyazaki, en labores de guión aquí. La historia, eso sí, parte del material literario de Mary Norton.

El personaje de Arrietty, una jovencita tan diminuta como intrépida, será el centro gravitatorio de la historia. Élla, convive con sus padres, a escondidas bajo el suelo de una casa en la que son felices, pero precavidos. Precavidos de no ser vistos por ningun ser humano. Temerosos por su posesiva conducta, los evitan. Todo cambiará, para los diminutos, cuando la muchacha sea sorprendida por Shô, un niño recluido en la casa por motivos de salud.

Bondadosa y amable cinta la aquí brindada por el mítico Studio Ghibli. Las preciosistas imágenes se sirven de una técnica artística muy depurada y de indudable calidad, que unidas a una emotiva BSO, nos acaban por brindar, en bandeja de plata, una historia tan triste y melancólica como cálida y vitalista, dentro de la cuál se esconde una sabia lección para los más pequeños: observar al desconocido, y comprenderlo.

7.5/10 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s