‘Knowing’. Nada del otro mundo.

En un simple juego acerca del futuro, Lucinda, una niña un tanto extraña, vaticinó una serie de catástrofes aún por producirse en el planeta Tierra. Ahora, Cage, un astrofísico viudo que se encarga del cuidado de su hijo prodigio mientras se clava entre 5 y 6 tanganazos de whisky cada noche, ha decidido que las catástrofes aún por venir, son evitables.

Película comercial de relativa calidad que tiene su punto fuerte en la tensión con la que mantiene al espectador y en su intensidad narrativa. No hay momentos de respiro. Cuando no hay un accidente aéreo, hay un descarrilamiento de tren, o cuando no se aparecen tenebrosos hombres acosando al muchacho.

Sin embargo, todo se viene abajo al final. La intriga de saber por qué le ocurrió eso a Lucinda y a su propio hijo, por qué predecían todo, qué estaba detrás de esa atmósfera asfixiante de miedo y horror, se resuelve de una manera simple, previsible y ramplona. Al final te das cuenta que nos han vendido la moto, otra historia de extraterrestres más. Un mundo que colonizar con los prodigios humanos, y una despedida un tanto pastelona al planeta Tierra. Proyas vuelve a desaprovechar su talento visual en un final de empaque. Suficiente raspado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s