‘The United States of Leland’. Dolor, brutalidad, redención.

Tan densa como sencilla es la historia aquí expuesta por Matthew Ryan Hoge. Paradójico. El cineasta pone su punto de mira en la controvertida figura de Leland, un adolescente que asesinó brutalmente a un niño autista. ¿Qué le rondaba por la cabeza para cometer tal barbarie? Parece ser la cuestión que le quita el sueño a Pearl Madison, profesor de Leland en el centro de detención de menores en el que cumple condena.

La génesis de tan macabro suceso es mostrada vía destellos, sutilmente. El foco central del film son los hechos posteriores. ¿Cómo lo viven las respectivas familias? Padres y hermanos. Tristes, errantes y pesarosos. Y, sobre todo, el choque de estilos introducido con el personaje de Pearl. El optimismo y la vitalidad del profesor, enfrentada a la más profunda melancolía de Leland. Dos maneras de afrontar la vida del todo dispares que parecen impregnarse, a su vez, en los personajes que pululan (Chris Klein, Kevin Spacey, Michelle Williams, Jena Malone, Lena Olin y demás) en torno al taciturno chaval. Una batalla que deberá resolverse más pronto que tarde. 

En esencia, Ryan Hoge busca desentrañar los complejos, imprevisibles y misteriosos universos que habitan en nuestras mentes. Leland, estrella del cartel, hiere al espectador sólo con su sufrida expresión. Una visión pesimista y grisácea de su entorno, plasmada en esa tristeza que parecen transmitirle los ojos de todo el mundo, un mundo deprimido, vacío y decrépito, es la chispa que enciende la mecha de esta historia. ¿No hay humanidad en ese muchacho? Del dolor saldrá la brutalidad, y de ella derivará la redención.

En fin, la película se salva de la quema. Tan sólo por el impresionante reparto aquí presentado, énfasis en Gosling, Malone y Spacey, el film ya merece la pena. Pero además, la historia, arriesgada inicialmente, está bien solventada, siendo narrada de un modo habilidoso y sutil, suficiente para que el espectador no decaiga en su atención y capte las intenciones de la misma. ¿Qué hay detrás de tan aberrante injusticia? Pues quizás, no tanto como uno podría llegar a pensar. Imperial Ryan Gosling.

7.5/10   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s