‘Maverick’. Póker y humor en el far west.

Una timba de póker es el motor de combustión de esta cinta. A Maverick, un especialista en el juego, le restan tres mil dólares para pagar la inscripción de la misma, y tiene previsto hacerlo como sea, aunque el destino no se lo pondrá nada fácil al irrumpir en su rutina gente como Annabelle Bransford (Jodie Foster), una timadora muy sutil, o el español Angel, un intrigante Alfred Molina.

Sin grandes pretensiones se mueve la historia del reputado guionista William Goldman (‘Marathon man’ 1976), quién rescata, para la gran pantalla, al personaje de Maverick con tal de brindarnos un western que gravita en torno al mundo del póker, y que le viene como anillo al dedo a un clásico del género de acción como Richard Donner, quién narra con oficio y soltura las andanzas del cómico personaje principal al que da vida un acertado Mel Gibson, el cual repartirá cartel con Jodie Foster, James Garner y James Coburn, conformando así un auténtico lujo de reparto que atina en sus simpáticas interpretaciones. 

Film cargado de humor, buenos diálogos y  una verborrea desenfrenada (por parte de Maverick), que destila total complicidad con las desventuras aquí narradas, al tiempo que nos encandila con tal peculiar affaire sentimental entre Foster y Gibson, para regalarnos una timba final de altos vuelos, acompañada de un par de giros últimos del todo logrados que suponen el colofón a tan agraciada historia.

7/10

‘Rounders’. Así es el juego.

 “Escuchad, así es el juego: si no distingues al primo en la primera media hora de partida, es que el primo eres tú“.

De ritmo intenso y vibrante,  ‘Rounders’ no da un respiro al espectador, asomándonos, a través de ella, al borde del abismo ( y a su vez, de la gloria) con el personaje interpretado por Matt Damon, un tipo dispuesto a dejar de lado una vida normal (licenciado, novia formal, empleo y demás) por la ambición de tratar de ser el rey del póker, por el amor hacia ese juego. Pronto descubriremos que las malas compañías, en concreto la de Ratón, un leal amigo recién salido de prisión, le harán adentrarse por los callejones más sucios y mugrosos de la Gran Manzana, poniendo en peligro su propia integridad, entrando en esa espiral de dinero rápido, deudas, trampas y presiones asfixiantes que azotan a los perdedores del juego.

Acertadísima película que gravita su historia en torno al mundo del póker, narrándonos las aventuras y desventuras de un ludópata empedernido de las cartas como es Mike McDermott, un chaval con un intelecto brillante, romántico de las habilidades psicológicas y renegado del azar. Una puesta en escena fresca la llevada a cabo por John Dahl, muchas caras conocidas (Damon, Norton, Gretchen Mol, Turturro, Malkovich, Famke Janssen, Landau) y una historia cargada de mesas de tapiz verde, montones de fichas, dólares sucios y garitos que desprenden humo por los cuatro costados. Un paseo a medio camino entre el cielo y el infierno que desemboca en una escena final de gran calibre, con un mano a mano que sirve de colofón a un digno producto. Comercial paseo por los entresijos de este juego, nunca está de más echarle un vistazo a Rounders. Buena.