‘Un profeta’. Barrotes pesados.

Jacques Audiard nos presenta, de manera contundente y nada eufemística, a Malik, un veinteañero que por inercia de la marginalidad social acaba de bruces en la cárcel. Sólo y con varias manadas de lobos acechándole, deberá buscarse la vida como “buenamente” pueda. Es decir, su salvoconducto será la violencia, una violencia hiperrealista que se apoderará de la pantalla, acojonándote ante tal panorama, deseando no verte jamás en una de esas.

Sin embargo, el film va minando progresivamente su poder de atracción. Cuando la iniciación sangrienta del muchacho da paso a la rutina carcelaria, al mafioseo, a los quehaceres diarios de chirona, uno acaba fatigado de todo ello. Poco cautivan las andanzas de esta versión descafeinada y árabe de Tony Montana. No llegas a sumergirte profundamente (salvo al inicio) en sus dinámicas de violencia, de supervivencia en ambiente hóstil. Tampoco conectas con la variedad de mafias con las que “juega” el protagonista. Te pierdes entre tanto corso, árabe, gitano, italiano y demás gentuza que mancha de sangre sus negocios.

‘Un profeta’ es una incursión en las cárceles francesas. Un retrato, a mi gusto, bastante distante y frío, por momentos lento, que deja como sensación final la de la pesadez. No está, ni de lejos, cerca del nivel que el marketing y la corriente inflacionista de críticos y premios le ha atribuido.  No es, ni mucho menos, ‘The Wire’, ‘Scarface’ o ‘El Padrino’ como se nos ha querido hacer ver. En definitiva, pasada la primera media hora, no es nada del otro mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s