‘Source code’. Entretenido thriller comercial.

De manera original e ingeniosa nos subimos al tren con Duncan Jones (sí, el hijo de David Bowie) y Jake Gyllenhaal, destino Chicago. ¿Cuál es el problema? Pues que el tren va a volar por los aires debido a un atentado terrorista, siendo éste el primero de una temible lista de objetivos. El capitán Colter Stevens tiene un claro cometido: entrar una y otra vez, dentro de una realidad alternativa (muy de ciencia-ficción), en busca del terrorista en cuestión. 

Entretiene de lo lindo. Lo corto de su metraje no se hace pesado, es más, lo acabas devorando. Los esforzosos intentos por evitar y descubrir al terrorista, se compaginan con una parte más sentimenal, más humana, entrelazándose ésta con el descubrimiento de la triste realidad del personaje principal. Al final, todo queda menoscabado por un acaramelado y rebuscado happy-end. En líneas generales, un conseguido thriller comercial, en clave futurista, que te hará engullir, con sumo gusto,  las palomitas.

6.5/10

Anuncios

‘Hot shots!’. De risas con Lloyd Bridges y sus Top Gun.

La historia se sumerge en los quehaceres diarios de unos pilotos de aviación, en la trastienda de las bases militaries, entre misiones, soldados y altos mandos, aliñado todo con corrupciones de trasfondo, idilios amorosos y demás. Aquí, como el propio subgénero india, eso es lo de menos,  pues estamos ante una trama absurda en la que más que la historia, lo que importa es acertar con los gags, que las escenas estén realmente conseguidas. Algunas lo están, otras no tanto. Sí está bastante correcto el cervecero de Charlie Seen, aunque  resalta, por encima de todos, el bueno de Lloyd Bridges.

En fin, que los años no perdonan para una cinta como ‘Hot shots!’ (1991), la cual, ahora visionada, carece del punch cómico que antaño pudo poseer. Jim Abrahams, aún siendo un clásico de la comedia absurda, y ‘Hot shots’ uno de sus higlights, no ha conseguido que su producto envejezca de modo digno. Diversión descafeinada.

5/10

‘Due date’. De gofres y alergias.

Peter Highman es un buen arquitecto. La vida le trata bien, pues además de tener cualquier bien material a su alcance, está enamorado de su mujer y espera a su primer hijo. Ésa es su mayor ilusión, llegar a Los Ángeles, dejando Atlanta, para ver nacer a su hijo. Sólo tiene que coger el avión, y estará listo para ser el hombre más feliz de la Tierra.

Problema: Ethan Chase se topará con él en las puertas del aeropuerto. A partir de ahí, el infierno. No es que lo confundieran con un terrorista y pasara a formar parte de una lista negra elaborada por los servicios de inteligencia estadounidenses, tampoco es que un paralítico veterano de guerra le propinara una brutal paliza, ni que Ethan se masturbará en su cara. Tampoco ir al peor garito de Phoenix a pillar hierba. Ni ser detenido en la frontera con México. O recibir un disparo de su compinche.  No agrada que te haga dudar de tu mejor amigo, sospechoso de zumbarse a tu mujer y ser un potencial padre de tu futuro hijo. Ni que te confiese que ha guardado tu cartera, jodiéndote media vida, a propósito para que le acompañases en su viaje personal. Es, en definitiva, una prueba del destino tener que aguantar a un tipo que devora gofres a sabiendas de que es alérgico.

El caso es que ‘Due date’ es una comedia bien elaborada. No engaña a nadie, siendo su historia tan sencilla como el sustrato de un viaje. Pero un viaje peculiar, cargado de una interacción frenética, entre el ataque y la defensa de los dos protagonistas, que provoca la carcajada y la risa a placer. Por momentos,  Todd Philips acaramela la velada con un poco de ternura, esa derivada de la estrambótica amistad desatada entre nuestros dos amigos. Sólo me queda una duda después de su visionado, ¿qué pinta aquí el perro? En fin, divertida.

7/10

‘X-Men Origins: Wolverine’. Logan, Lobezno.

Cerrada la trilogía original, la Marvel y la Fox decidían continuar con la fórmula que tantos éxitos les estaba dando. Se trataba ahora de inmiscuirse en los orígenes de los mutantes protagonistas de aquélla. El primer paso era Lobezno. 

Es claro que a pesar de ahondar en los entresijos y misterios del personaje, esta cinta se pierde, en muchas ocasiones, entre combates, peleas y explosiones, pura acción. No obstante, tampoco conviene desdeñarla, pues tiene una buena historia que escarba en las entrañas de un hombre que llamándose Logan terminó por ser Lobezno. Puro entretenimiento para el público en general. Puro deleite para los amantes de la saga.

Spoiler

De muchacho ya asesinó con sus garras a su padre. Aunque no fue a conciencia, ya le presagiaban una andadura llena de barbarie. Su hermano, más bárbaro todavía que él, no fue muy buena compañía. Juntos, imperecederos siempre, combatieron en la Guerra de Secesión, la Gran Guerra y la II Guerra Mundial. También en Vietnam. Luego, un Coronel, Stryker, los reclutó para una nueva causa, aunque ésta no fuése desvelada. Inmersos en misiones llenas de riesgos, se perdieron en una faz de inmoralidad. Logan no lo aguantó más. Siguió su camino.

El salvaje se hizo humano. Conoció a la mujer de su vida, se enamoró y vivió feliz entre los parajes montañosos de Canadá. Pero pronto, su hermano y Stryker, agazapados, le asaltaron. La muerte de su mujer llegó a manos de su hermano (en apariencia). Él cayó en los brazos del Coronel, buscando sed de venganza, matar a su hermano. Experimentaron con él, era el arma perfecta. Pero se escapó, la amnesia no pudo con él. Averigüó los planes orquestados: conseguir al mutante perfecto para acabar con todos ellos. Su mujer era una farsa. Su hermano y Striker compaginados, todo un plan para que él accediera a esas garras. 

No pudo acabar con Stryker, pero sí con su hermano, también con la misión de aquél. Salvo a los mutantes, aunque ya no lo recuerde. 

7/10

‘X-Men 3: The last stand’. Batalla final.

Tras dos historias marcadas por batallas y conflictos acerca de cómo orientar la actitud mutante frente a lo humano, al tiempo que éstos también adaptan posicionamientos (va desde la generosidad total hasta la barbarie “especista”) según el devenir de los acontecimientos, presenciamos ahora el cierre de la trilogía. Tenemos frente a nosotros a los dos bandos claramente identificados: por un lado, la hermandad de Magneto, apoyado en Piros, Mística y una nueva hornada de fieles súbditos a su causa extremista; por el otro, los X-Men gravitando en torno a la personalidad del Dr. Xavier.

Aparecen, en esta nueva edición, dos elementos de fractura: uno, la “cura” para erradicar el gen mutante; dos, Jean Grey y su desatada personalidad oculta, la de Fénix. La cura, con un niño de impresionantes poderes de fondo, estará en el medio de la batalla, afectando al futuro de los mutantes, siendo el objetivo de Magneto su eliminación, mientras que nuestros protagonistas, los “buenos”, ajenos a la causa de aquél, buscarán el respeto a la cura, abrir la posibilidad de otra vida a quiénes quieran cambiar. Todo con Jean Grey como clave de bóveda. ¿Quién logrará hacerse con sus extraordinarios poderes para imponer su posición?

‘X3’ marca un punto y ¿final?. Cierto es que es la menos lograda, ligeramente, de las tres, pues es la más efectista de todas, perdiendo profundidad en diálogos y perfil de personajes, lanzándose al combate plano en lugar de potenciar más aún la historia. No obstante, cabe reconocerle que no desvirtúa, ni mucho menos, la saga, honrando a ésta y siendo un digno final, motivo de admiración para todos los devotos de los X-Men.

Spoiler

Cíclope es muerto por Jean Grey. Mística es curada, abandonada por Magneto, y delatando a aquél finalmente. Dr. Xavier es muerto por Jean Grey.Lobezno debe, por el bien de todos, matar a su amor, Jean Grey.

La escuela del Dr. Xavier continúa a pleno rendimiento bajo las directrices de Tormenta.

Mística, sin ser mutante, por fin puede sentirse liberada para “hacer vida normal”.

Los mutantes son respetados, integrados (que no asimilados) en la sociedad.

Magneto…

7.5/10

‘X2’. Humanos y mutantes: nueva batalla.

En este Planeta, la Tierra, no abunda la generosidad. Bien lo sabe Magneto, quien apuesta por una superioridad mutante, temeroso de un potencial ataque humano. Más inminente, éste, que nunca, tras los planes orquestados por William Stryker, totalitario militar, personalizándose en su figura toda la maldad y el carácter violento del que no quiere aproximarse a lo extraño, conocer lo desconocido.

En medio de todo ello, estarán nuestros X-Men. Luchando entre dos aguas, inmersos en el salvaje remolino nacido desde la defensa y la violencia del raciocinio mal empleado por ambos extremos. Además, al hilo de todo ello, ‘X2’ también se zambulle en los orígenes de Lobezno, ese mutante atormentado y castigado por un pasado que quiere recordar, aún sin poder. Complementándose todo con pinceladas acerca de otros protagonistas secundarios, especial mención a la figura de Jeane Grey.

En definitiva, un más de lo mismo para deleite de los aficionados a la saga. Grandiosos efectos especiales, buena dirección, potente historia, correcta fotografía y un estelar reparto en cartel, todo aunado para un mismo fin: entretener gozosamente al personal con esta trepidante, adrenalínica y fantástica historia.

Spoiler

Si en la primera parte se trataba de una bantalla intestina entre mutantes, ahora se explicita el ataque humano, haciendo buenos los pronósticos de Magneto, quién gana la batalla moral al Dr. Xavier. Todo queda resuelto, finalmente, por el buen hacer de éste y sus secuaces, apacigüando los ánimos, firmando una tregua humana y buscando contener la oscuridad de Magneto. En fin, la resolución parece una especie de preámbulo para una nueva aventura similar a la primera.

8/10

‘La ragazza del lago’. Buena intriga italiana.

En un pequeño pueblo de la zona del Friuli, cercano a Udine, donde la vida es apacible como en pocos lados, una joven ha sido hallada muerta cerca del lago. Pronto, el caso será encomendado al Comisario Sanzio, uno de los más avispados inspectores de ciudad.

Con parsimonia, mucha parsimonia, Andrea Molaioli nos irá narrando el devenir de los acontecimientos. ¿Qué sucedió? ¿Cómo acabó la vida de una joven guapa, sana y fuerte, de un modo tan brusco y cruel? Todo desprende aroma a intriga pura. No vende humo, ni es barata. Su historia no deja cabos sueltos, sin engañar al espectador como, en muchas ocasiones, se hace de manera ramplona. Tras el asesinato, se busca al asesino. Distintas alternativas, pocas coartadas y muchas motivaciones para el mismo. ¿Quién será? Aquí, eso es lo de más. Aunque el camino a ello es el verdadero disfrute para el espectador. Una intriga bien pulida y compacta. Tan concisa como sencilla, tan inteligente como aprehensiva.

7/10

Spoiler

La muchacha aparece muerta, desnuda, pero sin marcas violentas. Es decir, se dejó ahogar. ¿Cómo y por qué lo haría?

Alternativas: padre (por su fijación), novio (muchas pruebas inculpatorias), hermana (celos), amante (misterio del hijo), entrenador (enfermo sexual).

Ella, en su ruta hacia el colegio, siempre pasaba por casa del chiquillo al que cuidaba. Allí, una mañana, presencia como unos padres atormentados por la actitud de su hijo, dejan morir a éste de modo voluntario. La chica se desespera, pues era su “ángel”, al que ella atendía y quería. Le entra el pánico y guarda silencio, pero tras detectarle un tumor mortal e informarle de que le queda un año de vida, acelerará y se pondrá agresiva con el padre, con llamadas casi diarias. Aquél, ante la amenaza de ser delatado, la asesinará. Ella no pondrá resistencia, pues sabía que debía morir de todos modos. Sanzio lo esclarecerá.

‘Para entrar a vivir’. Entretiene con dignidad.

Dos tortolitos que caen de bruces en un destartalado bloque de viviendas, se toparán, sin quererlo ni beberlo, con una peculiar casera dispuesta a darles una cálida acogida.

Partimos de la base que las historias incluidas en esa entretenida idea que cogió forma de “Películas para no dormir”, son, por lo general, bastante ajustaditas en el tema presupuestario. Es decir, Jaume Balagueró se defiende aquí con los medios justos para cumplir con creces su cometido: maquetar una historia entretenida que gravita en torno a un terror paranoico materializado en la figura de Núria González.

Una pesadilla cargada de sustos, diversión y entretenimiento. Es un Balagueró de segunda, pero se trata de seguir la comba del producto en el que se enmarca. Correcta.

6/10

‘Ôdishon’. Kiri-kiri-kiri.

Sin ser un entendido en la materia, esto es, conociendo, desde anoche, que existe un subgénero de terror llamado J-Horror con claro acento oriental, me basta para saber que las escalofriantes ‘El círculo’ y ‘La maldición’ pertenecen al susodicho subgénero, o al menos poseen ciertos caracteres del mismo, y que éstas me aterraron bastante en su día (o noche).

Todo este rollo viene al caso porque anoche me dio por ver una cinta de terror, Audition’ (1999), con tintes psicológicos y proveniente de Japón, con la esperanza de encontrarme ante la misma sensación que en anteriores ocasiones. Las palomitas ya estaban calientes, el sofá listo y la adrenalina de mi cuerpo dispuesta a gozar durante un buen rato. Pero… qué va! Menudo fiasco de peli. No hagan caso de los que la vendan como una cinta inclasificable. Es tan fácil de clasificar como que, en su gran parte del metraje, la historia ahonda en un drama sentimental con toques romanticones, para finalmente camuflarse en medio de una nebulosa con tintes “psicológicos” que termina con una carnicería alocada y salvaje. En definitiva, aburre bastante y no da miedo. Lo del rollo psicológico es muy pedante. Sólo se salva el personaje de la chica azotada por un pasado terrorífico y tortuoso, así como su “kiri-kiri-kiri” final. Con todo, irregular.

4/10

‘X-Men’. Batalla mutante.

En un futuro no muy lejano, la evolución de la especie, en términos darwinistas, ha seguido su camino inquebrantable: los humanos han dado paso a los mutantes. Éstos, sin embargo, no son bien vistos por la sociedad, la cual reclama mayor protección y seguridad frente a los mismos, exigiendo su identificación, registro y control obligatorio. Son malos tiempos para los mutantes, otra minoría marginada, temerosa de sufrir las inclemencias de la racionalidad humana. Pero, ¿cómo reaccionarán frente al potencial ataque humano?

El Dr. Xavier es un mutante benévolo, lleno de esperanza y calidez. Desde la escuela por él inaugurada con el fin de dar cobijo a esos chicos desamparados con extraños poderes, trabaja para aleccionarlos y enseñarles una importante doctrina: el respeto hacia los demás. Pero no acaba ahí su misión, pues sabe que su antiguo amigo, ahora enemigo íntimo, el famoso Magneto, está del lado de las armas, con las miras puestas en golpear primero a la especie humana, intentando autoproclamarse Dios de la Humanidad, al tiempo que inquisidor, pues sus miras no van más allá de la reconversión a mutante de todo el planeta.

Lobezno, Tormenta, Cíclope y el Dr.Xavier. Ellos son los buenos.  Dientes de Sable, Mística, Sapo y Magneto. Ellos, los malos. Ahora, una batalla se avecina, un conflicto interno sobre cómo digerir desde el colectivo mutante la agresividad humana. Y todo, con Pícara como clave de bóveda para los planes de unos y otros.

Grandiosa cinta que bebe de esa inagotable fuente llamada Marvel. La adaptación corre a cargo de un notable cineasta, Bryan Singer, quien amparándose en unos espectaculares efectos especiales, una potente historia, una buena fotografía y un reparto con mucha cara conocida, sabe narrar con garra y tensión toda la vorágine fantasiosa que mueve a esta épica y adrenalínica batalla. Tiene el privilegio de ser una de las mejores adaptaciones existentes por la vía cómic-cine. Forma parte del Club Personal.

8/10