‘Shotgun stories’. Quieta y dolorosa.

Jeff Nichols apunta maneras en esta su ópera prima. Muestra dotes de buen cineasta, desplegando un talento innato para ofrecer una narrativa lírica, dolorosa, plácida y, en definitiva, paradójica. Es decir, consigue sacar de la quietud un paisaje devastador, agónico, dando al final con un estado de calma exasperante.

La historia es sencilla. El leitmotiv argumental viene dado por una afrenta entre dos grupos de hermanos. Todos comparten sangre por parte de padre, sin embargo el recuerdo que de una misma persona guardan unos y otros es totalmente distante, extremo. Para unos era un borracho sin corazón que dejó como legado una familia desestructurada y errante. Para otros un hombre digno y benévolo, padre de familia ejemplar. En medio, una espalda llena de cicatrices, un funeral y unas palabras. El resto, ya saben, es ‘Shotgun stories’.

En definitiva, hay una porción de buen cine aquí. El autor, Nichols, da un paso atrás, coge su cámara y se pone a filmar esta lenta, quieta e hiriente historia que es, en esencia, puro sentimiento. Sangre, honor y dolor, todo enclavado en mitad de un paisaje rural del centro-sureste norteamericano. No pierdan detalle del recital dado por Michael Shannon. Notable.

7.5/10       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s