‘Somewhere’. Nadería.

Estamos en algún lugar de Los Ángeles. Stephen Dorff reside en un hotel impersonal y frío. Asiste a fiestas, borracho perdido. Conduce un Ferrari. Dos putas de lujo bailan para él. Tiene una hija, aunque no sabe muy bien lo que es ser padre. El marketing lo lleva directo a ruedas de prensa, promoción de películas. Satisface sus necesidades fisiológicas con más fulanas. Tiene viajes a Italia, con premios y filomatic. Juega a ser padre. Finalmente, Stephen Dorff se da cuenta de que su vida es una mierda. Y sigue en algún lugar de Los Ángeles.

Supongo que si te apellidas Coppola, artísticamente hablando, eres capaz de hacer algo mejor que ‘Somewhere’, una obra totalmente carente de sentimiento, de afecto, de vida. Todo es agravado por la historia misma, la cual debería producir las sensaciones contrarias, irradiar calidez, empatía con ese náufrago moribundo.

Ah, los tics y guiños de Sofia con la cámara siguen ahí, con su particular estética, puesta al servicio de la nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s