‘Benny’s video’. Brutal reflexión.

‘El vídeo de Benny’ es un paseo por la violencia diaria de nuestras vidas. Un punto de vista nada convencional, alejado de cualquier destello de esperanza y alegría (ni siquiera en ese cálido Egipto), desde el que Michael Haneke desarrolla todo su potencial tormentoso, desapacible y lúgubre, carácteres de nuestra existencia, a través de esa familia burguesa rota en mil pedazos a causa de un sistema que ambiciona el materialismo, alejado de los lazos sociales, provocando la brutalidad, la brutalidad de un chiquillo que ya lo tiene todo (lo material) y busca nuevas sensaciones, curiosidades (a través de una cinta en la que se asesina a un cerdo), justificándose, tan sólo, con un simple “no sé”. No le hacen falta las palabras a Haneke, le bastan las imágenes para desatar la reflexión acerca de nuestra sociedad.

Spoiler

Sin hija (pero, ¡qué buena es en los negocios!) y a punto de perder al hijo, tras su incipiente vena psicópata, los padres tratarán de ocultarlo, detallando fríamente el plan de cómo descuartizar a la niña que su hijo guarda ensangrentada en su armario. Todo es de una dureza importante. Muy áspera. Benny, finalmente, declarará, gracias a sus grabaciones, en contra de sus padres, como tratando de vengarse por la infame educación (inserta en la ola del sistema) recibida. Ojo con la escena del asesinato. Brutal, tremenda. Duele visionarla y, sobre todo, escucharla (los gritos son desgarradores).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s