In the bedroom (2001)

in the bedroomDirector: Todd Field
Guion: Todd Field / Robert Festinger (Historia: Andre Dubus)
Producción: Miramax / Greenstreet Films / Good Machine Production
Fotografía: Antonio Calvache
Montaje: Frank Reynolds
Música: Thomas Newman  
Reparto: Tom Wilkinson / Sissy Spacek / Marisa Tomei / Nick Stahl / William Mapother
Duración: 130 min
País: Estados Unidos 

Todd Field lanzaba un puñetazo seco allá por el 2001. Lo hacía con In the bedroom, un relato lleno de inquietud y turbiedad que, en el fondo, no era más que una angosta y sudorosa pesadilla. Situando su punto de mira en un tranquilo vecindario del Estado de Maine, el cineasta expone las rutinas diarias de sus habitantes y añade el matiz de las relaciones sentimentales como punto de quiebra: ahí es donde entra en acción Marisa Tomei y su enamoramiento con un joven como Nick Stahl. Son las primeras piezas de la partida, distrayendo la atención del espectador a la espera de que arrecien con fuerza los dos verdaderos titanes de este film, Tom Wilkinson y Sissy Spacek, padres desolados por la tragedia.

¿Qué harían si su hijo fuese asesinado? Es una pregunta asquerosa, terrorífica. Pero, en esencia, es el núcleo duro de esta narración. Una narración que avanza de manera implacable. El autor, Todd Field, no parece un novato (aunque lo es), pues mide los tiempos a la perfección. El resultado es un guion sobrio que se plasma sobre la pantalla deliberadamente de un modo gélido, hiriente. La fotografía de Antonio Calvache te atrapa sutilmente entre los oscuros secretos que azotan a este plácido vecindario, mientras que la partitura de Thomas Newman termina por conmocionar nuestro ánimo. Este devastador huracán no podría avanzar, claro está, de no ser por el empuje que ofrece un reparto formidable: Nick Stahl, Marisa Tomei, Sissy Spacek, Tom Wilkinson y William Mapother.  

Una película perturbadora. La escena final es terrible. Igual que hiciera posteriormente con la poderosa Juegos secretos (2006), Todd Field exhibe una obra en la que resaltan las sombras y los misterios por encima de cualquier otro aspecto. Heridas que nunca cicatrizarán. Una ópera prima, en definitiva, angustiosa y cargada de malestar. No creo que deje indiferente a nadie. 

in the bed

‘Another earth’. Tremendo drama ubicado en mal lugar.

La cinta de Mike Cahill tiene un planteamiento atractivo, cautivando nuestra atención gracias a un prólogo brillante. Pronto, nos sumergimos en la emotiva y trágica existencia de Rhoda, a quien da vida una sensacional Brit Marling, quien tan solo con una mirada pesarosa y melancólica consigue transmitir todo el dolor que lleva en sus adentros.  

¿Cómo sostener una vida derrumbada por un estúpido fallo? ¿Puede una redimir sus pecados? ¿Hay esperanza después de todo? Ahí aparece Tierra II. La sci-fi queda combinada con un drama sentimental mayúsculo, salpimentándose todo con el punto de fantasía requerido. La reflexión, en cambio, sobre el “Yo”, verdadero pilar al parecer del film, parece un tanto impostada a la par que innecesaria.   

En fin, un caos ordenado de géneros, situaciones y diálogos que nos deja una sensación final agridulce, mezclando la aflicción y la esperanza del buen drama con la fallida reflexión y el pedante contexto de ciencia-ficción. ¿Lo mejor? Pues Brit Marling, también guionista de la cinta.

7/10