Qué decir sobre… «The departed» (2006)

departed_ver9

Dirección: Martin Scorsese
Guion: William Mohanan (Alan Mak, Felix Chong)
Fotografía: Michael Ballhaus
Música: Howard Shore
Montaje: Thelma Schoonmaker
Dirección artística: Teresa Carriker-Thayer
Reparto: Leonardo DiCaprio, Jack Nicholson, Matt Damon, Mark Wahlberg, Vera Farmiga, Alec Baldwin, Martin Sheen, Ray Winstone
Premios: Oscar 2006 (4: Mejor película, director, guion adaptado y montaje), Globo de Oro 2006 (Mejor director) 

El hecho de que un maestro del cine como Martin Scorsese no tuviera ninguna estatuilla hasta llegar a The departed pone en evidencia dos cosas. Una, los premios no siempre reconocen a los mejores. Dos, Infiltrados está ciertamente sobrevalorada. Esta no es la mejor película de Scorsese, ni mucho menos. De hecho, tampoco fue la mejor película del año 2006 (recordemos que andaba Babel por allí). Y no, por supuesto que no es una obra maestra al estilo Goodfellas (1990).

Dicho esto, podemos caer en el equívoco de pensar que estamos ante una obra menor: pues no. La película que aquí nos ocupa es una absoluta delicia. Sería el pico más alto en la filmografía de muchos cineastas. Y aun tratándose de un remake, lo cual resta valor al acto de creatividad en sí, conviene resaltar que el guion de William Monahan por intrincado, persuasivo y eficaz, es un espectáculo grandioso. Non serviam se dice a comienzos del film, citando a James Joyce. Mienten como bellacos, claro está, pues aquí todos (recalco, todos) sirven a alguien: a la policía estatal de Massachusetts, al FBI o al capo local. Qué más nos dará.

departed

El “partido” presentado es ágil y vibrante. En el camino nos encontramos con una retahíla de frases memorables, objeto de colección. El montaje, por su parte, aligera la difícil tarea de cuadrar todos los elementos de la narración. Una narración que nos deja boquiabiertos durante buena parte de su metraje (y eso que hablamos de 150 minutos). Adictiva y trepidante, así es esta cinta. Y sí, el reparto es una de las bazas principales de esta producción. Uno no tiene otra opción que rendirse ante el recital brindado -otro más- por Leonardo DiCaprio (inimaginable que no estuviese nominado por esta interpretación); Matt Damon es frío como el hielo; Jack Nicholson es Jack Nicholson, y Mark Wahlberg está sensacional en su temperamental personaje.   

Nueva York, Las Vegas y… Boston. El cineasta, Martin Scorsese, vuelve a maravillar con un género que tanto (y tan bien) domina. Añade una nueva ciudad a su colección de paisajes gangsteriles. Los callejones más oscuros y mugrientos del Boston irlandés serán el escenario idóneo para tejer una historia tan poderosa como memorable. Policías y criminales para que el binomio Scorsese-DiCaprio, una vez más, vuelva a cautivarnos. 

Votación | 4/5

‘The conjuring’. Terrorífica.

the-conjuring-posterLa filmografía de James Wan ha quedado enriquecida por la película que aquí nos ocupa: The conjuring (2013). Junto con Saw (2004) e Insidious (2010), el director ha conseguido una excepcional trinidad que le sitúa como el mejor cineasta actual dentro del género de terror. 

La historia parte de la manida fórmula del “basado en hechos reales”. De este modo, vemos como los Warren, una familia centrada en investigar asuntos demoníacos, y los Perron, una familia ilusionada por el inicio de una nueva vida en una preciosa casa, quedarán unidos en base a la aparición de fenómenos paranormales entre las paredes del hogar de estos últimos.

La atmósfera que acompaña a la cinta es… terrorífica. El relato viene adornado por un buen número de escenas muy bien logradas. No se recurre al susto fácil, y ello se agradece. La tensión está latente, palpable en cada minuto del metraje. Eso sí, cuando se manifiesta aquella, mejor mirar hacia otro lado si eres de los que se asusta con poca cosa. Además, todo viene mostrado con pulcritud y formalismo, evitando la cutrez y escapando de la mediocridad que llevan implícitas muchas de las historias de terror reciente.

El guión elaborado por los hermanos Hayes, quienes ya convencieron con la notable House of wax (2005), se abre con un prólogo que, por inquietante, podemos tildar de sobresaliente. La narración que continúa viene engalanada por una factura técnica de primer nivel, apoyándose, a su vez, en la meritoria labor realizada por los actores protagonistas. Además, percibimos en más de una ocasión reminiscencias de las mejores historias de terror que se hayan dado en el cine. 

En fin, la casa encantada de toda la vida servida a través del turbio y desasosegante pulso de James Wan. Un lujo.

8.5/10