Qué decir sobre… «Jagten» (2012)

jagten-poster-de-fr-it-1351x1920

Dirección: Thomas Vinterberg

Guión: Thomas Vinterberg, Tobias Lindholm

Fotografía: Charlotte Bruus Christensen

Música: Nikolaj Egelund

Reparto: Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Annika Wedderkopp, Alexandra Rapaport 

A Lucas la vida no le marcha del todo mal. Recién divorciado, rehace su vida entre la rutina que le ofrece su trabajo como profesor y la compañía de sus amigos. Además, parece que su hijo tiene el deseo de vivir junto a su padre, lo cual alegra bastante a Lucas. Todo cambiará un mal día, cuando una absurda anécdota desemboque en un auténtico infierno terrenal para nuestro protagonista.   

Película desagradable de ver, sensación que ensalza las buenas cualidades narrativas de Thomas Vinterberg. Es decir, el cineasta danés consigue su propósito principal: hacernos pasar un mal rato. Además, ya puesto, abre el interrogante sobre cuán estúpidos e irracionales podemos llegar a ser en determinadas circunstancias. La historia reflexiona así sobre las prácticas sociales en general, ahondando psicológicamente en la actitud y conducta de los habitantes de un pequeño pueblo nórdico. Todo conduce a pincelar un paisaje violento, agreste, terrorífico.   

Una caza verdadera. El relato posee brío suficiente como para enclaustrarnos en esa atmósfera enfermiza, repleta de locura y desquicio. Ayuda lo suyo la interpretación de Mads Mikkelsen, un actor sublime que humaniza en Jagten todo el horror y desesperación que supone enfrentarse a tan demencial situación. 

TheHunt_650-thumb-630xauto-33189 (1)

8/10  

‘Festen’. Verdades, vino y lágrimas.

posterLos Klingenfeldt, una familia modélica en los círculos burgueses de Dinamarca, celebran el aniversario del cabeza de familia. Un buen momento, por tanto, para volver a reagrupar a los hijos, allegados y amigos con tal de festejar, divertirse y recordar los viejos tiempos. Suena bien, ¿verdad? Sin embargo, dicen que toda familia tiene secretos oscuros.   

El portentoso Ulrich Thomsen, uno de los mejores actores del panorama europeo, asume con brillantez la tarea de desenmascarar al monstruo. Lo hace en mitad de un ostentoso banquete celebrado en un apacible hotel propiedad de su familia. Discursos, recitados entre copas de vino y caviar, que duelen profundamente. Son puñales forjados con verdades y lágrimas, clavados en el corazón de la mugre. 

Una película austera, poco adornada y natural. No lo digo como un reproche. Es más, el juego de luces que acompaña a la puesta en escena es asombroso. El relato, mientras tanto, deviene como un puñetazo en el estómago. Un trago amargo que Thomas Vinterberg no endulza en ningún momento. Fría, agreste y talentosa. Cine de calidad. 

8.5/10

‘Submarino’. Esclavos del sistema.

¿Qué culpa tenían Nick y su hermano menor en el asunto de que su madre fuese una alcohólica? Ninguna. Tampoco tuvieron nada que ver en la muerte del pequeño. Ni pudieron decidir su suerte cuando el Estado se hizo cargo de ellos. Curioso que esta historia tenga origen nórdico, paradigma del inmejorable funcionamiento del Estado del Bienestar, al que, como se comprobará al ver el film, todavía le quedan deficiencias (inherentes) que solucionar.

La vida de cada uno de los hermanos será relatada por separado, con ritmo conciso, pausado y equilibrado. Jamás decae el interés, uno se queda perplejo, conmocionado ante la brecha social que contempla. Por un lado, Nick tratará de reformarse después de unos años de mierda. Podría volver con su hermano, o conocer a alguna chica que le diera sentido a su vida. Su hermano menor ya tiene una función que hacer: cuidar de su hijo. Sin embargo, la heroína le resta bastante tiempo a dicha tarea. Hay un momento del film, en los minutos finales, que resume la esencia del mismo: el único camino que había para los muchachos. ¿Acaso tuvieron opción? Su condena estaba dictada desde el momento que algún bastardo puso la semilla en el interior de su madre. La marginalidad social, desgraciadamente, suele ser un círculo cerrado en el que es fácil entrar, pero difícilmente salir.

Duro, veraz y amargo film que ahonda en las miserias de dos esclavos del sistema, dos chicos abandonados a su suerte después del infortunio de tener una madre alcohólica. Al igual que la mano del protagonista, la historia jamás cicatriza, no perdona, sangrando en la conciencia del espectador piedad y compasión por las dos vidas errantes de los protagonistas.