Qué decir sobre… «Gordos» (2009)

cartel-gordos

Dirección: Daniel-Sánchez Arévalo

Guión: Daniel-Sánchez Arévalo

Fotografía: Juan Carlos Gómez

Música: Pascal Gaigne

Montaje: David Pinillos, Nacho Ruiz Capillas

Reparto: Raúl Arévalo, Pilar Castro, Antonio de la Torre, Leticia Herrero, Roberto Enríquez, Verónica Sánchez

Me ha decepcionado el segundo trabajo de Daniel-Sánchez Arévalo. Es un autor con talento y clase suficiente como para ofrecer mucho más de lo que aquí nos brinda. Todo gira en torno a una temática original, la gordura, a la hora de abrir la múltiple reflexión que, en el fondo, nos quiere plantear esta cinta. 

La historia, por tanto, no se anda con medias tintas. Pone el dedo en la llaga y hurga. A pesar de ello, nada me resulta creíble. No me llega el sentimentalismo que, teóricamente, busca transmitir el cineasta. Parece quedar esbozado así un paisaje frío, hueco y vacío. Por desgracia, la narración coral está llena de altibajos, siendo la irregularidad su nota principal. 

Gordos2009ukr_Pershiy_AC3_51BDRipHurtombyurij54672414865623-31-43

Con todo, me gusta el binomio formado por el conservador Raúl Arévalo y la desatada Leticia Herrero. También el contradictorio personaje de Roberto Enríquez y la demencial interpretación dada por Pilar Castro. Ellos, junto a la acertada banda sonora, compuesta por Pascal Gaigne, que acompaña a las imágenes, son lo mejor de la película.   

En líneas generales, sin embargo, me transmite muy poco este relato. Todo me resulta barato, sensiblero e impostado. No me creo a (casi) nadie. Ni siquiera se salva, en esta ocasión, Antonio de la Torre, a quien le toca lidiar con un personaje plano y pretencioso. En fin, irregular y fallida. 

6/10

Qué decir sobre… «Primos» (2011)

primos-poster-b

Dirección: Daniel Sánchez Arévalo

Guión: Daniel Sánchez Arévalo

Fotografía: Juan Carlos Gómez

Música: Julio de la Rosa

Reparto: Quim Gutiérrez, Raul Arévalo, Adrián Lastra, Inma Cuesta, Antonio de la Torre, Clara Lago

Hasta la fecha tan solo conocía a Daniel Sánchez Arévalo por su primer trabajo, Azuloscurocasinegro (2006). Aquella era una película sentimental, muy singular, que daba fe de las cualidades que ostentaba el cineasta madrileño. La crítica lo aupó a los cielos, quizás un tanto en exceso, y su forma de hacer cine caló hondo entre la juventud. 

En Primos (2011) desaparece el tono dramático con el que el autor había pincelado a su ópera prima. La historia, sentimental de igual manera, se enreda ahora entre los brazos de la comedia. Una comedia, por cierto, muy bien relatada, tejida con ingenio y, por qué no decirlo, brindándonos el gusto de poder soltar más de una  (y de dos, y de tres) carcajada espontánea.

La troupe que acompaña a Sánchez Arévalo lo hace muy bien. Tanto Raúl Arévalo como Antonio de la Torre me parecen dos actores excepcionales. Quim Gutiérrez, en cambio, anda un paso por detrás de aquellos, como ya sucediera en la película de 2006. Su interpretación no está mal, cierto, pero termina por cansarme la pose adoptada, los tics a los que recurre y, en general, lo redundante de su expresividad. Del resto, destacar a Inma Cuesta, una actriz que sin hacer mucho ruido, está trabajando muy bien. 

primos

La historia de estos primos que, por circunstancias de la vida, deciden volver alocadamente al pueblo donde veraneaban en su infancia, Comillas, me parece un retrato fresco, original y divertido sobre la juventud y el amor. En este sentido, los diálogos son fabulosos; los personajes están bien pulidos; y las situaciones brindadas están muy conseguidas y resultan creíbles.

En resumen, un relato que no tiene desperdicio alguno. El cineasta nos mueve hacia lugares comunes, conocidos por todos, y lo hace con gracia, espontaneidad y un punto gamberro que terminan por convertir a Primos en una espléndida comedia.

7.5/10 

‘Azuloscurocasinegro’. Extravagancia convertida en sentimiento.

Drama urbano que centra su historia en torno a Jorge, un muchacho arrepentido de ser quien es, un simple portero de finca. Enjaulado por su padre y con una novia frente a la que se siente en desventaja, su vida tomará un cambio radical cuando su hermano, encerrado en chirona, le proponga una plan un tanto peculiar: dejar preñada a su novia (cuñada). Todo se complementa con el personaje secundario de Raúl Arévalo, quién da más jugo a la historia con su personal tambaleo por los entresijos de la sexualidad.

‘Azuloscurocasinegro’ es un viaje muy especial. Un viaje personal, de toma de conciencia, de saber dónde estás y dónde puedes llegar. Una viaje en el que soltar lastre, olvidarte de prejuicios, y creer en tí. La óptica interclasista adoptada por Sánchez Arévalo da mayor vigor a la historia, haciéndote partícipe de esa rabia oculta debajo de un sucio uniforme, de esa lucha por superar un terrible complejo de inferioridad. Por cambiar, en definitiva, el color de tu vida.