‘The legend of Bagger Vance’. El swing de la vida.

3864_posterEn el año 2000 la Fox y Dreamworks apostaban por un proyecto que pasaba inadvertido para mí hasta hace nada. Es ‘La leyenda de Bagger Vance’, manufacturada por ese genio que se prodiga tan poco detrás de las cámaras, el mítico Robert Redford. 

La historia que esconde esta narración es muy bonita de escuchar. Esto va sobre el golf, el drop y la vida. Una historia que guarda en sus adentros más de un preciado secreto, destacando un Matt Damon sobresaliente a la hora de poner sobre el tapete toda esa reflexión vitalista simbolizada por el espíritu de Will Smith. 

Superación, esfuerzo y constancia. Redford emplea el golf, la Gran Depresión y las cicatrices de una guerra para reflexionar, con tino y sutileza, sobre la vida. ¿Qué sucede cuando uno pierde el equilibrio? Los personajes que componen esta narración se esmeran por respondernos a esta cuestión. Ritmo clásico para una película gustosa de ver. Cómo renacer de las miserias y cenizas. Cómo recuperar el swing perdido. Basta con recordar, nos cuenta esta notable película.   

7.5/10 

‘The cider house rules’. Retazos de vida.

Las_normas_de_la_casa_de_la_sidra-941679230-large“Buenas noches príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra.”

Tenía una cuenta pendiente con esta película. Una cuenta que duraba ya la friolera de catorce años sin ver la que todos etiquetan como una de las mejores películas de Lasse Hällstrom. Hablo, por supuesto, de ‘Las normas de la casa de la sidra’. Película que forma parte de la mejor cosecha que ha tenido Hollywood recientemente, pues en 1999 las salas de cine iluminaron historias tales como ‘American beauty’, ‘La milla verde’, ‘El sexto sentido’, ‘El dilema’, ‘The straight story’, ‘Huracán Carter’, ‘Magnolia’ o ‘Acordes y desacuerdos’, entre otras. ¿Difícil colarse en las nominaciones de los Oscar a la mejor película, verdad?

Una narración emotiva, empapada de vida y humanidad. El tándem formado por Hällstrom y John Irving combina perfectamente las piezas, elaborando así un sentimentalismo que emociona con naturalidad y sencillez, sin caer en la exageración ni la cursilería. El romance surgido entre Tobey Maguire y Charlize Theron, aún siendo notable y teniendo un significado tan vital, no puede compararse con el amor que une al magistral Michael Caine con el orfanato de St. Cloud, la clave de bóveda de esta narración. 

Esta no es sólo la historia de un chico que quería vivir, liberarse, abrir nuevos horizontes y encontrar, al fin, su sitio en este mundo. Hay mucho más, aunque todo se nos presente con calma y serenidad, en torno a la completa galería de personajes que aquí se nos expone, tan bien pulidos y trazados. Una historia, en definitiva, bonita de ver.

7.5/10