Qué decir sobre… «About time» (2013)

Una_cuestion_de_tiempo-988331421-large

Dirección: Richard Curtis

Guión: Richard Curtis

Fotografía: John Guleserian

Música: Nick Laird-Clowes

Montaje: Mark Day

Reparto: Domhnall Gleeson, Rachel McAdams, Bill Nighy, Tom Hollander, Lydia Wilson

Sobre el tiempo trata lo último de Richard Curtis. En sus guiones no cabe la pena ni la tristeza. Me lo imagino como un tipo feliz, encantado de la vida. Eso, al menos, es lo que transmiten sus trabajos. Dominador de la comedia romántica británica durante los noventa, ahí están Four weddings and a funeral (1994) y Notting hill (1999) para corroborarlo, su magia creativa alcanzó un punto de inspiración máximo en la preciosa Love actually (2003).     

Por tanto, About time no creo que coja desprevenido a nadie. El cineasta vuelve a hacerlo, vuelve a entremezclar variedad de situaciones y argumentos para, en el fondo, dar una vuelta de tuerca más a un género, el de la comedia romántica, que tanto -y tan tan bien- domina. El toque familiar que le añade en esta ocasión me parece fabuloso; Bill Nighy, como ya sucediera en Love actually, vuelve a encandilarnos al interpretar a ese padre tan estrambótico (a la par que enternecedor).

Si algún día se sienten tristes o decaídos, por el motivo que sea, no lo duden: pónganse una película de Richard Curtis. Seguro que les sirve para levantar el ánimo. Si eligen About time, además, se toparán con una pareja protagonista estupenda. A la guapísima Rachel McAdams ya la conocíamos todos, aquí vuelve a trabajar de un modo sensacional. El pelirrojo Domhnall Gleeson (hijo de Brendan Gleeson), por su parte, comienza a consolidar una carrera artística más que digna. 

filecdn

Película vitalista. Irradia un optimismo continuo en base a unos viajes en el tiempo de nuestro protagonista que, en el fondo, no son más que una excusa para rendir un bonito y coqueto homenaje a la vida, a nuestra existencia, a la magia del día a día. Todo endulzado con el algodón de azúcar que tanto (nos) gusta.

7.5/10    

‘To the wonder’. De viaje.

‘To the wonder’ es un nuevo poema cargado de vida. Sobran las palabras para describirla. Los versos se convierten en imágenes, ofreciéndonos así un viaje hacia el sentir más puro. El amor se nos muestra en todas sus fases, impregnándose éste en la vida, en el universo y en los corazones de las personas. Todo a través de la lírica mirada de Terrence Malick. Pues sí, maravillosa.

vlcsnap-2013-05-13-23h14m30s208

8/10 

‘Midnight in Paris’. Extraordinaria.

Woody Allen, en su cita anual con su público y la cartelera, nos deleita, en esta ocasión, gracias a ‘Midnight in Paris’, una comedia romántica que se sirve de la susodicha ciudad y de una pareja de novios, especialmente de Gil (escritor errante), para transportanos a un mundo cargado de nostalgia, sentimiento y felicidad.

Es una comedia extraordinaria, del todo surrealista (a juego con la historia), que anda a medio camino entre la nostalgia y el optimismo. La idea de viajar hacia el pasado es fabulosa, gozando con las aventuras nocturnas que Gil protagoniza, en sus merodeos por los cafés y bares parisinos, alternando las calles de Montmartre en compañía de pintores, escritores y artistas de los años 20, a ratos hablando con Buñuel, Fitzgerald, Hemingway o Dalí, entre otros.

Diálogos notables, igual que algunas de sus escenas (ojo con el pedante o el padre). Pero, sobre todo, una línea general de calidad, derrochada en la historia, en la dirección, en la bso, en la fotografía o en las interpretaciones (el gran Woody ha hecho que me entre Owen Wilson, tío denostado hasta el momento). El punto surrealista que juega con la historia, con el arte y con los sentimientos, sirve para que nuestro protagonista encuentre su camino, olvidando ya el nostálgico pasado para encaminarse a un esplendoroso futuro (siempre previo paso por un insatisfactorio presente). En fin, una película plena de vitalidad, armonía y satisfacción.

8/10