Qué decir sobre… «Sleepless in Seattle» (1993)

sleepless_in_seattle

Dirección: Nora Ephron

Guión: Nora Ephron, Jeff Arch, David S. Ward

Fotografía: Sven Nykvist

Música: Marc Shaiman

Reparto: Tom Hanks, Meg Ryan, Bill Pullman, Ross Malinger

¿Es Algo para recordar la típica comedia romántica, qué sé yo como calificarla, tontorrona, pastelona y empalagosa? Sí, lo es. Pero oye, estamos en Navidad y ciertas licencias se permiten en estas fechas. Una de ellas es ver, sin ningún tipo de reparo, Sleepless in Seattle.  

Era el año 1993 y Nora Ephron, en compañía de Jeff Arch y David S. Ward, le rendía un precioso tributo, en forma de adaptación libre, a la película An affair to remember (1957) de Leo McCarey. Ayuda contar con una pareja protagonista fabulosa, dos jóvenes y espléndidos como Tom Hanks y Meg Ryan. El primero, pobre él, ha quedado viudo prematuramente y a cargo de un testarudo muchacho empeñado en buscarle nueva novia. La segunda está felizmente prometida, pero pronto, cuando escuche la voz de un niño por la radio contar la historia de su padre, quedará perdidamente enamorada de un extraño al que ni siquiera ha visto jamás. 

tumblr_m6c5hlrjfo1qkbx7ao1_1280

El resto, ya saben, una carta y una cita en la azotea del Empire State. Almíbar y sirope para una comedia romántica que llegó a estar nominada al Oscar a mejor guión original de la temporada. Tiene sus momentos, funciona a las mil maravillas y, de nuevo, Hanks y Ryan brillan con luz propia.

7/10 

‘A few good men’. Puro oficio.

few_good_men_ver2_xlgGuión de Aaron Sorkin, atención. Palabras mayores. De hecho, es la primera aparición del reputado guionista en Hollywood. Debutaba, por tanto, con esta intriga judicial, A few good men, enclavada en el corazón del ejército americano, destapando a través de una potente defensa legal (la realizada por el trío Tom Cruise, Demi Moore y Kevin Pollak) las tradiciones y costumbres llevadas a cabo en el cuerpo militar estadounidense.

La titánica lucha entre Tom Cruise y Jack Nicholson no tiene desperdicio. Ambos son hombres con carácter, fieles a sus ideas y aferrados a un particular modo de entender la vida. Total, que ambos asumen las consecuencias de sus actos. Y eso lo plasma a la perfección Rob Reiner. Los personajes, en suma, están perfectamente pulidos, pues no podía ser menos sabiendo que Sorkin, como ya hemos dicho, anda por ahí, en labores de escritura. Y entre todos esos personajes, a pesar de las merecidas flores que recibió el grandioso Jack Nicholson, destacaría a la estoica Demi Moore.

El juicio final es el pilar sobre el que reposa toda la historia. Buenas interpretaciones, un sólido guión, una correcta factura técnica y una notable dirección para narrar una de las mejores historias judiciales, hablando de cine, de los años noventa. Recomendable.

7.5/10