‘Passenger 57’. Castañazo.

No nos perdamos en los detalles: ‘Pasajero 57’ es una castaña de película. Sé que Wesley Snipes tiene muchos feligreses, pero aquí se da un patinazo de aúpa. Cinta rutinaria y aburrida. El género de acción no requiere de un guión basado en tesis doctorales y escrito en estado de gracia, pero sí de cierto nervio y tensión. Éste no lo tiene. A años luz, por ejempo, del mejor Bruce Willis, Arnold Schwarzenneger o, incluso, Steven Seagal.

En fin, disparos, golpes y asaltos mal hilvanados. La cosa creo que va sobre terroristas sanguinarios, pasajeros aterrados y un héroe desinteresado. No me percaté del todo. Lo único salvable de la cinta es ver a la sensual Elizabeth Hurley ejerciendo de malévola secuestradora.

3.5/10

‘Black dog’. Camiones y explosiones.

Un tipo con graves apuros económicos, una casa a punto de ser embargada, un pasado presidiario y una mujer y una hija a las que mantener y salvar de un futuro ligado a un barrio marginal, acepta una propuesta de un mafioso de tres al cuarto para conducir un camión lleno de AK-47.

Detrás del camión irán el emisor, que tratará de simular un secuestro y retener la mercancía; el receptor, el mafioso de turno que le pondrá “emoción” secuentrando a la mujer y a la niña; y la policía y FBI que tratarán de darle caza.

A partir de ahí todo son persecuciones entre camiones, explosiones y un halo celestial envolviendo al bueno de Patrick Swayze que a pesar de recibir disparos, trompazos, patadas y hostias, aguantará como el tipo duro que es y se cargará a todo el ejército de maleantes, tanto de un lado como del otro.

Obviamente, el final nos regalará un precioso reencuentro familiar, teñido con violencia cómo no, y una vuelta a la “normalidad”. La policía no castigará, más bien bendecirá, a un tipo que transportaba armas a sabiendas. Así que ya sabes, si andas mal de dinero y a punto de entrar en la vorágine de marginalidad social, no lo dudes, adelanta el proceso y tírate a la delincuencia, al tráfico de drogas o armas. Todo un ejemplo. Rutinaria y floja.

3.5/10