Out of sight (1998)

out of sifhtDirección: Steven Soderbergh
Guion:
 Scott Frank (Novela: Elmore Leonard)

Producción: Jersey Films
Fotografía: Elliot Davis 
Montaje: Anne V. Coates
Música: David Holmes 
Reparto: George Clooney / Jennifer Lopez / Ving Rhames / Don Cheadle / Steve Zahn / Dennis Farina / Michael Keaton / Catherine Keener / Samuel L. Jackson 
Duración: 123 min
País: Estados Unidos

Esta cinta entretiene de lo lindo. Es el lado bueno de Steven Soderbergh, capaz de lo mejor y lo peor. Aquí el cometido es muy sencillo: realizar una película comercial de calidad. Puro entretenimiento, nada de reflexión. En cierta manera, esta historia es la antesala de la franquicia más conocida del director, aquella que se abrió con la entretenidísima Ocean’s eleven (2001). Total, la receta es sencilla: un guion con oficio que sepa aunar distintos temas sin que desentone el mix final, un par de caras bonitas encabezando el cartel y un director que avive el relato.

Entre huidas de prisiones y asaltos a bancos se conocerán (y se enamorarán) el apuesto George Clooney y la sensual Jennifer Lopez. Un romance, pues, de lo más normal. La historia encaja las distintas piezas a la perfección. Además, la retahíla de secundarios y la cantidad de frentes abiertos por el guion le servirán al cineasta para pulir un relato inquieto, nervioso y muy entretenido. Me gustan Ving Rhames y su presencia, la verborrea de Don Cheadle, las pullas de Dennis Farina a Michael Keaton y, cómo no, el cruce de miradas entre nuestros dos tortolitos (me encanta la escena del ascensor).

Nada queda al azar, por tanto, en un film que representa tan sutilmente al “cine” de Steven Soderbergh. Un thriller metódico donde todo encaja a la perfección. Podría decirse que estamos ante una obra llena de desparpajo y sin complejos. Buena. 

out-of-sight-image-1

‘Anaconda’. Obvio, una película del montón.

El hecho de que Luis Llosa no haya firmado nada en tierras estadounidenses desde que dirigió ‘Anaconda’, allá por 1997, es un tanto curioso. No seamos malos y vayamos a pensar que es una causa-efecto en relación con la calidad de este producto. Ironías fuera, no comparto el linchamiento generalizado hacia esta película. Obvio que no es una obra maestra. Obvio que es una película mediocre. También, obvio que es y será como tantas cintas de la misma calaña a las que generalmente uno se refiere como “se deja ver”, “del montón”, “para pasar el rato”.

Pero, quid de la cuestión, ¿qué esperaban encontrar en Anaconda cuando le dieron al play? ¿no sería acaso la versión moderna de ‘Jaws’ (1974), verdad? La expedición del National Geographic, liderada por la exuberante Jennifer, ejerce como clave de bóveda de una historieta con pretensiones terroríficas que no acaba de cuajar.

En fin, asfixiantes aventuras en las verdosas aguas del Amazonas. Tiene un buen cartel (énfasis en Jennifer Lopez), un buen prólogo, un buen villano (Jon Voight) y, sí, una historia bastante limitada. Aparte de eso, el factor terrorífico originado por la presencia de la anaconda es difícil de percibir. Pocos sustos y bastantes carcajadas al presenciar la calidad de los efectos especiales aquí brindada. Lo dicho, del montón.

4.5/10 

‘Money train’. Un tren del dinero, dos hermanos y… Jennifer.

Dos caras conocidas, como eran las de Woody Harrelson y Wesley Snipes, suponían el principal reclamo allá por el lejano año 95 para acudir al cine y engullir las palomitas a un ritmo frenético y trepidante marcado por un tren del dinero que nos dejaba como principal legado el descubrimiento de la explosiva Jennifer López. 

Si catalogamos esta cinta como género de acción, tendremos un resultado un tanto insípido y mediocre. A excepción de los últimos veinte minutos, la película gravita más en torno a la interacción dada entre los dos protagonistas. Éstos son unos hermanos un tanto peculiares, y distintos. Ambos son policías. Uno es negro y el otro blanco (cosas de la adopción). Uno es un patán que siempre está metiéndose en líos, y el otro es quién le salva el pellejo. No obstante, tienen algo en común: ambos han quedado prendados por las curvas de la López. ¿Quién se hará con el corazoncito de la latina?

Resultona cinta que toca distintos palos pero que no termina de explayarse en ninguno de ellos. No es un drama fraternal puro, tampoco una cinta de acción plena. Tiene toques cómicos, y le gustan los líos de faldas. En definitiva, un cocktail cargado de entretenimiento que sirve para llenar nuestros ratos libres cada tres quinquenios.

5.5/10