Qué decir sobre… «Baarìa» (2009)

baaria_ver4_xlg

Dirección: Giuseppe Tornatore
Guion: Giuseppe Tornatore
Fotografía: Enrico Lucidi
Música: Ennio Morricone 
Montaje: Massimo Quaglia 
Dirección artística: Maurizio di Clemente
Reparto: Francesco Scianna, Margareth Madè, Lina Sastri, Ángela Molina
Premios: Globos de Oro 2009 (nominada Mejor película de habla no inglesa)

Si Bernardo Bertolucci tuvo su Novecento (1976) y Marco Tullio Giordana había conquistado al público con La meglio gioventù (2003), por qué no iba a hacer lo propio Giuseppe Tornatore, uno de los mejores autores italianos de la historia del cine, con un producto muy similar en cuanto a tema y fondo. Valiente y comedido a la vez, el cineasta siciliano despliega un relato personal, muy personal. No esconde, a través del título del film, que esto trata sobre sus raíces, sus ascendientes. Baarìa no es más que el nombre en dialecto siciliano de Bagheria, el pueblo natal de Tornatore.    

La película cruza cincuenta años de historia italiana, la que va desde 1930 hasta 1980, de un modo absolutamente fallido. Baarìa no funciona en ningún momento. Las flaquezas del guion son agravadas todavía más por un montaje estrepitoso. Todo parece agitado y desordenado. Cuesta adentrarse en la narración, emocionarse con ella. Y eso, para un film de 150 minutos de duración, es un grave pecado. En todo caso, no conviene caer en el fácil recurso de linchar a Giuseppe Tornatore, pues este ha estado, como ya hemos recalcado, muy valiente a la hora de embarcarse en este proyecto. Sucede que, en muchas ocasiones, la osadía se convierte en una empresa poco menos que suicida.

Aquí queda el intento frustrado de un gran cineasta por moldear, creo yo, su historia más ambiciosa y personal. El talento de Tornatore se ahoga y difumina en Baarìa. Eso sí, dentro de su irregularidad todavía encontramos pinceladas de buen cine. Sin embargo, el divulgativo relato histórico termina por convertirse en un leve tropezón. 

un-immagine-del-film-baaria-di-giuseppe-tornatore-127198

 Votación | 2/5    

Qué decir sobre… «Nuovo Cinema Paradiso» (1988)

cinema_paradiso_it

Dirección: Giuseppe Tornatore
Guion: Giuseppe Tornatore
Fotografía: Blasco Giurato
Música: Ennio Morricone 
Montaje: Mario Morra
Dirección artística: Andrea Crisanti
Reparto: Philippe Noiret, Jacques Perrin, Salvatore Cascio 
Premios: Oscar 1989 (Mejor película de habla no inglesa) Globo de Oro 1989 (Mejor película extranjera) Cannes 1989 (Premio especial del jurado)

Giuseppe Tornatore tiene el cielo esperándole. Sí, créanme. Las llaves del paraíso están en su bolsillo desde hace ya mucho tiempo. Primero cogió un lápiz y un papel. Escribió, fantaseó. El escenario y los personajes quedaban retratados de una manera estupenda. “Uno se llamará Totò, el otro Alfredo. Será un pequeño pueblo del sur, con su acogedora plaza y su viejo cine”. Más tarde, cogió una cámara y se puso a filmar. Tenía una bonita historia que contar. “¿ Y sobre qué va a tratar?”, le espetaban. “Sobre la vida”, respondía él. 

Ver Cinema Paradiso es volver a enamorarse. La magia del cine, la magia de la niñez, la magia de los recuerdos, la magia del amor, la magia de la amistad, la magia de las palabras, la magia de las imágenes. La magia de muchas cosas. La magia de la vida, en resumidas cuentas. Preciosa película.

cinema-paradiso

Votación | 4/5 

Qué decir sobre… «La migliore offerta» (2013)

la_migliore_offerta_ver4_xlg

Dirección: Giuseppe Tornatore

Guion: Giuseppe Tornatore

Fotografía: Fabio Zamarion

Música: Ennio Morricone

Montaje: Massimo Quaglia

Dirección artística: Andrea Di Palma

Reparto: Geoffrey Rush, Jim Sturgess, Sylvia Hoeks, Donald Sutherland

Siendo muy joven, Giuseppe Tornatore alcanzaba la fama mundial. Lo hacía a través de Cinema Paradiso (1988), un hito en la historia del cine italiano. Su segunda película, Stanno tutti bene (1990), lo consagró como cineasta, marcando así un punto de no retorno en cuanto a calidad y talento. No ha cruzado el charco, ni falta que le hace. Es de lo mejor que le ha ocurrido al cine italiano en las últimas décadas y solo echando un vistazo a la gente que ha trabajado con él podemos dar fe de ello.    

En todo caso, La migliore offerta, su último film, no decepciona. Más bien lo contrario, diría yo. Me ha parecido una película muy entretenida. Contiene en sus adentros un relato potente, adictivo e intrigante. Parece, no obstante, que la película es un tanto facilona y engañosa. No sé hasta qué punto el guion deja algún cabo suelto. Tampoco me importa después del recital dado por Geoffrey Rush, quien le saca todo el jugo posible a un personaje muy bien retratado, pues el Sr. Oldman y todas las rarezas que le acompañan son, de largo, lo mejor de la película.

Combina el romance con el misterio de un modo magistral. A través del protagonista, un tipo recluido en su universo de arte refinado y hermosos retratos, la narración encenderá la mecha de una historia de amor tan extravagante como brillante. La migliore offerta está elaborada a fuego lento, y se agradece. Disfrutamos así con este portentoso recital en el que Tornatore, Rush y las paredes de una vieja mansión se perfilan como los peones de una partida que será decidida, como siempre, por el punto débil de todas las personas: el sentimiento.

la-migliore-offerta-05

Votación | 3/5       

‘The untouchables’. Chicago, años 30.

losintocablescine-600aFantástica película sobre el mundo del hampa. La acción se enmarca en el Chicago de los años 30. Tiempos en los que la Ley Seca imponía al resto de la sociedad el pensar de los puritanos estadounidenses. Tiempos de gloria para el contrabando y el negocio ilegal en torno al alcohol. Eran los tiempos de Al Capone.

La colosal lucha entre Eliot Ness y Capone es una verdadera delicia. El timón de la historia lo lleva un tal David Mamet, quien hila un férreo guión puesto en manos de Brian De Palma. Para quienes se atrevan a criticar a éste, aquí tienen como réplica varias escenas para la inmortalidad que quizás les hagan cambiar su opinión respecto al mismo. ¿Mi favorita? La mítica estación de tren, magistral.  Por no hablar del asalto a la casa del oscarizado Sean Connery. Un poderío narrativo al alcance de muy pocos. 

El reparto, además, es fabuloso. Desde Kevin Costner hasta Sean Connery, sin olvidar a un joven Andy García. Y sí, De Niro se gusta interpretando a Al Capone. Muchos ingredientes, súmenle la música de Morricone y la acertada recreación de la época, para elaborar una verdadera joya cinematográfica. Un trabajo sensacional al que únicamente le pondré un pero: el montaje. ¿No hubiese resultado mejor con un poco más de clasicismo, esto es con veinte minutos más de metraje?

8.5/10  

‘C’era una volta il west’. Los tiempos cambian.

hasta_que_llego_su_hora_1968_1Un prólogo servido con maestría, indicativo del estilo narrativo que conducirá a esta polvorienta historia del lejano oeste. El cineasta, Sergio Leone, juega con el tiempo y el espacio. De este modo, el entorno y el ambiente son una pieza más, fundamental diría yo, para encajar a la perfección este monumental relato repleto de ilusiones, traiciones, violencia, codicia, injusticias y venganza.

La hermosa Jill (Claudia Cardinale), verdadera clave de bóveda de esta historia, llega a un pueblo, perdido en mitad del oeste, decidida a formar un hogar junto a un pelirrojo y testarudo irlandés, McBain, olvidándose así de su anterior vida en Nueva Orleans. Lástima que al llegar se cerciore de que Frank (Henry Fonda), un pistolero reconvertido a empresario, ha borrado del mapa, con la facilidad que propicia un revolver, todo su proyecto de vida. El muerto se lo han adjudicado a Cheyenne (Jason Robards), quien simplemente pasaba por allí, y al que no le hace ninguna gracia esta rapaz jugada. El cuadro lo completa un misterioso hombre sin nombre conocido, de escueto vocabulario y con afición por la harmónica. 

Película servida a fuego lento, muy lento. Todo se mueve con un ritmo pausado y calmo. Ayuda, por supuesto, el inquietante compás marcado por Ennio Morricone. Las piezas se mueven con sigilo y astucia, desenmascarando poco a poco la jugada maestra que nos tenía preparada Sergio Leone, ayudado en la escritura por Sergio Donati y los emblemáticos Dario Argento y Bernardo Bertolucci. Extraordinariamente trabajada, ‘Once upon time in the west’ supone una épica historia acerca de la construcción del ferrocarril en territorio estadounidense. Pero, sobre todo, una historia que le saca todo el jugo posible a los personajes de la misma, a esos peones que ambicionan, huyen, aman, perecen o sobreviven, entre los agrestes paisajes que nos depara esta cinta.  

En definitiva, otra manera de entender el cine. El silencio y la tensa espera se combinan con las miradas perdidas, buscando éstas, en algún lugar, los sueños e ilusiones que parecen desvanecerse, salpimentado todo por la explícita violencia que envuelve a la muerte. Los tiempos cambian, parece querer decirnos Leone a través de esta lírica, mundana y crepuscular fábula enclavada en el far west. Una obra monumental y minuciosa en la que, gusto personal, destaco al misterioso y sensual personaje (con toda la batalla psicológica que ello conlleva) interpretado por Claudia Cardinale, su idilio con Jason Robards (“ahora sí que te he preparado café caliente”), así como al imperecedero Harmonica. La venganza pocas veces se sirvió tan fría. Obra maestra. 

9.5/10  

‘Frantic’. Desesperante búsqueda.

El doctor Richard Walker llega a tierras parisinas con el fin de dar una conferencia sobre una de sus especialidades profesionales. Viene acompañado de su esposa, Sondra. Recién llegados al hotel, se percatan de que cogieron una maleta que no era la suya por error, así que el doctor decide llamar a la compañía aérea para que les solvente el problema. Mientras tanto, decide ducharse y afeitarse con tal de relajarse. Al salir del baño, su mujer ya no estará en la habitación.

El título define muy bien la sensación que transmite el film. Una historia frenética, agobiante. Enclaustra al espectador haciéndole partícipe de esa desesperante búsqueda protagonizada por Richard Walker, un solitario en tierras desconocidas enfrentándose ante tal magna angustia. La introducción de la acompañante francesa, la sensual Emmanuelle Seigner, servirá para que la tensión no se rebaje, añadiéndole además un feeling especial al asunto. Todo, bajo el marco que proporciona el París más inhóspito y peligroso que uno haya conocido. 

En definitiva, Roman Polanski se luce. Logra un thriller comercial de alto nivel, dando a la tormentosa historia un buen pulso narrativo que cautiva al espectador desde el primer segundo. Todo acompasado bajo el inspirado ritmo del maestro Morricone. Atención, también, a Harrison Ford, pues estamos ante una de sus mejores interpretaciones. Cento per cento recomendable.

7.5/10

‘The thing’. Gélida, angustiosa y espeluznante.

Estamos en la Antártida, año 1982. Un husky siberiano (¿o es un alaskan malamute?) huye aterrado a través de la nieve. Le persigue un helicóptero, a bordo del cual hay dos hombres, de nacionalidad noruega, que buscan acabar con la vida del can. Casi por casualidad, unos y otros acabarán en una base de investigación estadounidense. Paréntesis: Impresionante escena que uno no tiene más remedio que guardar en la retina hasta el fin de sus días.

Es el prólogo con el que inicia una de la mejores cintas de la década de los ochenta: ‘The thing’. Un grupo de hombres se ve sorprendido por la visita de una extraña criatura. ¿Qué es? ¿De dónde viene? ¿Hay motivos para tenerle miedo? Todos los interrogantes son resueltos con maestría por John Carpenter, quien nos sirve una ambientación espectacular, acompañada de una truculenta y sensacional BSO orquestada por el genio Morricone, dando con la tecla exacta, al remate, para conseguir transmitirnos sensaciones que ni uno sabía que existían a través de la historiada ingeniada por Bill Lancaster y protagonizada brillantemente por un Kurt Russell más en forma que nunca.

El mundo visual creado por el cineasta consigue sutilmente que, en primer lugar, nos intriguemos a la par que los protagonistas con el origen del mal (destellos del antecedente noruego); segundo, nos aterroricemos con la escena desencadentante de los perros y la jaula; tercero, mostremos recelos frente a todos como si fuésemos uno más de la expedición; cuarto, que se nos hiele la sangre como se nos hiela, no sé si tanto por el blanco y nevado paisaje, o por la presencia de la cambiante criatura; quinto y último, que nos frotemos los ojos ante el devastador, desasosegante e inquietante final presenciado (eso sí, también ambigüo… lo damos por positivo o negativo, el resultado final digo?).

La pulcritud, serenidad, saber estar y elegancia con la que Carpenter nos narra la acción, hace que devoremos las andanzas del mítico piloto MacReady, quedándonos perplejos, anodadados por el golpe sombrío y espeluznante asestado por “la Cosa”, fascinados, al mismo tiempo, ante el recital combinado de géneros  como el terror y el sci-fi que aquí nos era brindado.

En definitiva, aquí tenemos una obra que de tan tensa, tan intrigante, tan angustiosa, tan espeluznante, tan cautivadora, tan serena, tan gélida y tan terrorífica, no tiene otro remedio que pasar a formar parte del club personal. Mítica y entrañable.

9/10