Cold Mountain (2003)

cold_mountain_xlgDirección: Anthony Minghella
Guion:
 Anthony Minghella (Novela: Charles Frazier)

Producción: Miramax
Fotografía: John Seale 
Música: Gabriel Yared
Montaje: Walter Murch 
Reparto: Nicole Kidman / Jude Law / Renée Zellweger / Natalie Portman / Eileen Atkins / Brendan Gleeson / Philip Seymour Hoffman / Giovanni Ribisi / Donald Sutherland / Cillian Murphy / Ray Winstone / Charlie Hunnam
Duración: 154 min
País: Estados Unidos

Esta es una gran historia, en el sentido de que está hecha para buscar la magnificencia. Todo busca deslumbrar al espectador, nota clásica en el cine de Anthony Minghella. Para empezar, el contexto: la guerra de Secesión americana. Conflicto fratricida fundamental en la historia de los Estados Unidos y al que el cine, a pesar de haber prestado atención, quizás ha dejado un poco de lado por la distancia histórica. Este vacío lo intenta llenar esta película y lo hace, a su vez, escudándose en una historia de amor propia de las mejores poesías líricas griegas. Así, gracias a una factura técnica impoluta, a un reparto colosal y a una metódica dirección se vertebran los pilares de este relato al que muchos alaban pero que, sin embargo, a mí no termina de emocionarme.

La historia de amor es tan de postal, tan dulzona que no me dice nada. Pequeño revés pues, considerando que esta es la clave de bóveda del film. Además, el drama de la guerra, aun mostrándose correcto, tampoco cautiva en demasía. Presenciamos las mil y una tropelías (tanto en el frente como en la retaguardia), pero pocas nos inquietan. Carencias, así, de un guion bastante estándar y facilón. Y sí, tenemos un reparto espectacular, aunque los dos protagonistas… ¡no pueden estar más planos! Nicole Kidman es mucho mejor actriz de lo que aquí demuestra (vean, por ejemplo, Eyes wide shut). Lo mismo podría decirse de Jude Law (ahí tienen Closer), si bien este está un poco mejor, al interpretar a ese errante soldado, que su compañera. Curiosa contradicción la de esta cinta, pues si los protagonistas no terminan de estar acertados, los secundarios… brillan en todo su esplendor. Especialmente un nombre sobresale del resto, Renée Zellweger. Ella pone la excelencia en esta narración, pues está formidable. Luego, por orden de gusto personal, encontramos a Natalie Portman (¿cuándo ha estado mal Natalie Portman?), Eileen Atkins (monumental), Brendan Gleeson, Charlie Hunnam, Giovanni Ribisi (secundario de lujo) y Philip Seymour Hoffman.   

El clouds, clouds, sun final, tan típico como emotivo, remata una historia que cautivará a los más empalagosos. El resto, en cambio, nos tendremos que conformar con la elegante puesta en escena de Anthony Minghella, las escenas de Zellweger, Portman y Hunnam, la preciosa fotografía de John Seale y la emotiva partitura de Gabriel Yared. Mimbres suficientes para ver con gusto Cold Mountain.  

cold

Anuncios

Qué decir sobre… «La migliore offerta» (2013)

la_migliore_offerta_ver4_xlg

Dirección: Giuseppe Tornatore

Guion: Giuseppe Tornatore

Fotografía: Fabio Zamarion

Música: Ennio Morricone

Montaje: Massimo Quaglia

Dirección artística: Andrea Di Palma

Reparto: Geoffrey Rush, Jim Sturgess, Sylvia Hoeks, Donald Sutherland

Siendo muy joven, Giuseppe Tornatore alcanzaba la fama mundial. Lo hacía a través de Cinema Paradiso (1988), un hito en la historia del cine italiano. Su segunda película, Stanno tutti bene (1990), lo consagró como cineasta, marcando así un punto de no retorno en cuanto a calidad y talento. No ha cruzado el charco, ni falta que le hace. Es de lo mejor que le ha ocurrido al cine italiano en las últimas décadas y solo echando un vistazo a la gente que ha trabajado con él podemos dar fe de ello.    

En todo caso, La migliore offerta, su último film, no decepciona. Más bien lo contrario, diría yo. Me ha parecido una película muy entretenida. Contiene en sus adentros un relato potente, adictivo e intrigante. Parece, no obstante, que la película es un tanto facilona y engañosa. No sé hasta qué punto el guion deja algún cabo suelto. Tampoco me importa después del recital dado por Geoffrey Rush, quien le saca todo el jugo posible a un personaje muy bien retratado, pues el Sr. Oldman y todas las rarezas que le acompañan son, de largo, lo mejor de la película.

Combina el romance con el misterio de un modo magistral. A través del protagonista, un tipo recluido en su universo de arte refinado y hermosos retratos, la narración encenderá la mecha de una historia de amor tan extravagante como brillante. La migliore offerta está elaborada a fuego lento, y se agradece. Disfrutamos así con este portentoso recital en el que Tornatore, Rush y las paredes de una vieja mansión se perfilan como los peones de una partida que será decidida, como siempre, por el punto débil de todas las personas: el sentimiento.

la-migliore-offerta-05

Votación | 3/5       

‘JFK’. Espíritu crítico.

jfk_xlg¿Quién mató a John Fitzgerald Kennedy? Estamos en 1991. Mucho ha llovido, pues, desde aquel triste 22 de noviembre de 1963 en el que el primer presidente católico en la historia de los Estados Unidos era asesinado. Con todo, Oliver Stone no olvida tal acontecimiento. Percibe fisuras en el informe de la Comisión Warren que señalaba a Lee Harvey Oswald como responsable único de la muerte del Presidente y, basándose en el material literario del fiscal Jim Garrison (protagonista, a su vez, del film), lanza a las grandes salas, cuchillo en mano, este ambicioso proyecto. 

Siempre ha destacado este cineasta por ser un tipo reivindicativo, y aquí da buena fe de ello. JFK es cine contestatario que señala cuán corrompidos están los cimientos de la democracia liberal estadounidense. El guion es sólido, la historia está bien hilada y sus 215 minutos de metraje no se tornan pesados. Un colosal Kevin Costner encabeza un reparto de alto nivel en el que aparecen nombres como Tommy Lee Jones, Gary Oldman, Michael Rooker, Joe Pesci, Kevin Bacon, Donald Sutherland, Jack Lemmon o Sissy Spacek. Casi nada. Además, la factura técnica está en correspondencia con el notable nivel del film, destacando la música de John Williams, la fotografía de Robert Richardson y, sobre todo, el sensacional trabajo de montaje de Pietro Scalia y Joe Hutshing.  

Una de las mayores vergüenzas que ha existido en la historia de los Estados Unidos servida con vocación ciudadana, envuelta en torno al poderío de la αρετή griega. Aquí tienen las entrañas de uno de los casos más controvertidos del pasado siglo. Los más dóciles y sumisos con el sistema la tildarán de panfletaria y de poseer un rigor documental escaso. Sea como sea, y quieran creer la versión que quieran creer, nadie duda ya de la capital importancia que tiene la economía en la política. En eso, en despertar el espíritu crítico del espectador, radica la mejor baza de uno de los títulos más emblemáticos de la década de los noventa. 

8.5/10 

‘Space cowboys’. Fly me to the moon.

space-cowboys-movie-poster-2000-1020204880La filmografía de Clint Eastwood, de tan extensa, encuentra este tipo de lagunas de vez en cuando. Hablamos de ‘Space cowboys’, una película con la que el cineasta se daba el gusto de viajar al espacio, sacrificando en el camino, eso sí, parte de su talento en pro de la mediocridad que aquí se nos expone.

Cuatro clásicos de la interpretación como son Donald Sutherland, Tommy Lee Jones, James Garner y el propio Clint Eastwood, protagonizaban esta entretenida historia con alma de blockbuster, de intriga ramplona y con unos personajes planos que daban para mucho más. 

No creo que nadie se aburra con esta aventura espacial. Pero considerando que viene firmada por el autor californiano, uno podía esperar mucho más. Un rutinario homenaje a la eterna juventud en el que el lema de las segundas oportunidades sirve para entretenernos la velada.

6.5/10

‘Fallen’. El tormento de Azazel.

Está claro que ni Nicholas Kazan ni Gregory Hoblit pretendían entrar a formar parte de la historia del cine con esta película, pues tan solo debían resolver el encargo con soltura y oficio. Sin embargo, conviene agradecer que cintas como ‘Fallen’ muestren cierto respeto hacia el espectador. Se nota, al menos, que han tenido la delicadeza de elaborar una narración digna en base a una historia medianamente ingeniosa. 

El producto tiene sus limitaciones, pues el punch que atesora la premisa pierde vigor conforme avanzan los minutos. El guión emplea ciertos trucos y recursos, propiciados por la intriga policial, para distraer nuestra atención y no decaer en su seguimiento. Todo termina por convertirse en un batiburrillo de difícil encasillamiento, dado que al factor policial se le une el toque apocalíptico pasando primero por el thriller psicológico. Ayuda, en cualquier caso, el poder contar con un reparto de alto nivel, pues aquí vemos a gente de la talla de James Gandolfini, Donald Sutherland, John Goodman, Aida Turturro o Elias Koteas.

Espíritus y leyendas satánicas recorren las calles de Philadelphia, atormentando así, a base de sangre y crímenes, la existencia del detective John Hobbes. Entretenida intriga en la que consigue brillar un acaparador Denzel Washington, quien se atreve, ni más ni menos, con el reto de enfrentarse al mismísimo Azazel. Cumple con las expectativas.

6.5/10   

‘Klute’. Pese a todo, sosa y aburrida.

Klute es un buen policía de Pensylvania, enredado ahora, en las aceras de New York, en busca de un viejo amigo desaparecido desde hace tres años. Su única pista: unas cartas que conducen a una prostituta con la que, al parecer, mantuvo una relación muy profesional.

En fin, Pakula comenzaba a labrarse un nombre en el mundo cinematográfico con esta cinta. Técnicamente la cinta es más que correcta. Además, cuenta, en su cartel, con nombres que portan pedigrí artístico. Pero, a mí gusto, ‘Klute’ me parece, para la temática tratada, sosa y aburrida. La cara de gato asustado que pone, en cada plano, Donald Sutherland, no contribuye a mejorar la situación. Además, uno acaba hasta el gorro de los problemas (personales) de Jane Fonda.

Todo es tan pausado que cuando llega el clímax final, en teoría agónico y asfixiante, uno sólo puede esforzarse porque sus párpados aguanten, un poco más, abiertos. Historia, servida a fuego lento (casi al mínimo), que se zambulle en una investigación, de primera mano, atractiva. Las inquietantes llamadas telefónicas, unas cartas horripilantes, un paradero desconocido, la sensualidad de Fonda, la noche neoyorquina, tan crispada y peligrosa. Sin embargo, ni la investigación consigue cautivar mi atención, ni la historia de amor entre Fonda y Sutherland toca mi fibra sensible. ‘Klute’ no estaba hecha para mí.

6/10