‘The place beyond the pines’. Desolación.

place-beyond-the-pines-posterTras deslumbrar con la hiriente ‘Blue valentine’ (2010), Derek Cianfrance se atrevía con una ambiciosa obra, ‘The place beyond the pines’, cuyo extenso metraje ofrecía como resultado una narración irregular y descompensada.

La derrota es el tema principal de la película. Sinsabores que se prolongan a lo largo del tiempo, presentándose en las distintas generaciones. El paisaje queda pincelado, sobre todo, a través de la familia. Por tanto, asistimos a un drama familiar potente cuando aparecen en escena el tándem formado por Ryan Gosling y Eva Mendes, apoyándose aquél, a su vez, en las derivas emocionales de Bradley Cooper o en la introvertida vida de Dane DeHaan.   

‘Cruce de caminos’ contiene sentimiento puro, cierto. Le podemos achacar, sin embargo, la ausencia de naturalidad, sentir la historia más cercana, tal como sucedía en ‘Blue valentine’. Con todo, un relato lleno de amargura y desolación digno de ver.

7.5/10

‘Blue valentine’. Desperdiciando amor.

Me gusta ‘Blue valentine’. Está llena de vida. Contagia su felicidad, y su tristeza. Puro sentimiento movido desde el fondo del corazón. Toca la fibra sensible. Me hace sentir. Siento una terrible empatía por esos dos peones que forman parte del tablero de la vida en la batalla del amor. En ésta, un gélido azul va venciendo al cálido anaranjado. Te ve helando, te va punzando. No queda otra que lamentar el tiempo perdido, buscando en el fondo de una copa las causas de la derrota.

Es una película llena de amor, que nos habla del desperdicio del amor, de las miserias del amor. Triste y hermosa.