Qué decir sobre… «Emperor» (2012)

emperor-2012-movie-poster

Dirección: Peter Webber

Guion: David Klass, Vera Blasi

Fotografía: Stuart Dryburgh

Música: Alex Heffes

Montaje: Chris Plummer

Dirección artística: Jill Cormack 

Reparto: Matthew Fox, Tommy Lee Jones, Eriko Hatsune

En la Segunda Guerra Mundial se pone el foco de esta película. Más concretamente, en los avatares que acompañaron a uno de los componentes del Eje, Japón. Después del flagelo, vergonzoso, de Hiroshima y Nagashaki, el Emperador tomaba la decisión de rendirse, mejor dicho, de “adorar lo inadorable” ante los Estados Unidos y sus aliados. No quería causar más sufrimiento en su población.

¿Qué hacer con esta potencia asiática sucumbida en el caos? ¿Dejarla en manos del comunismo? ¿Atraerla hacia la órbita liberal? “No deben vernos como ocupadores, sino como liberadores”. Esa era la máxima estadounidense, sin embargo, el “mundo” exigía depurar responsabilidades, buscar culpables con nombres y apellidos que pagaran por los horrores de la guerra. Y, en mitad de todo ello, había que tomar una decisión de incalculables consecuencias: qué hacer con Hirohito.  

1 (1)

La película tiene faltas. Peca de corrección, de “estándar”. En muchas ocasiones no va más allá de la superficie, limitándose a esbozar el paisaje, pero sin adentrarse en el mismo. El romance, a todo esto, parece una imposición. En cualquier caso, a mí Emperor me ha resultado de los más entretenida. Un capítulo histórico que se ve con gusto, aunque no sé hasta qué punto el relato hace honor a la verdad. Tiene un punto de exaltación hacia la figura de Hirohito que recomienda precaución, si bien es cierto que toda la narración parece irradiar respeto y admiración hacia Japón y su gente.   

La historia viene apuntalada por dos guionistas de medio pelo. Sin embargo, Peter Webber no me resulta un mal director. Me gustó en Girl with a pearl earring (2003), y en Hannibal rising (2007) resolvió bien una difícil papeleta. Aquí vuelve a poner oficio y detalle para encajar un relato digno que sirve, además, para que uno de los lostie más emblemáticos, Matthew Fox, realice uno de sus trabajos más depurados en el mundo del cine. Si le añadimos el poderío de Tommy Lee Jones y la elegancia de Eriko Hatsune, tenemos cartas suficientes para aplaudir el trabajo realizado.

Votación | 3/5       

‘Desperate measures’. Rutinaria, sin más.

El buen hacer de Barbet Schroeder dentro del género queda un tanto empañado a consecuencia de esta historia de dramatismo impostado, mediocre acción e irrisoria intriga.

Lucha de gallitos sin tensión ni nervio. El guión de David Klass es para hacérselo mirar, cimentando una trama floja, vacía y repetitiva en la que nada consigue levantar plenamente la atención del espectador. Cada vez que habla el niño, el índice de cursilería se dispara por las nubes. Se salva un Michael Keaton que explota, dentro de los límites prefijados, a un personaje bien básico. De Andy García y Gay Harden mejor no comentar nada.

En fin, un corre que te pillo continuo por los pasillos de un hospital penitenciario. Barbet, ¿por qué te metiste en tal embrollo? Gracias a películas como ésta, la palabra rutinaria cobra sentido.

5/10