‘Captain Phillips’. Drama.

captain-phillips-international-posterBuena película. La narración tiene brío y Paul Greengrass focaliza su atención en un Tom Hanks que realiza una meritoria interpretación. No mejor, en cualquier caso, que Barkhad Abdi. Dos colosos enfrentados, el Capitán frente al Pirata. Dos personas, provenientes de mundos totalmente antagónicos, a las que el destino ha juntado en tan miserable situación. 

La historia apenas desentraña las causas del conflicto. Nos dan destellos de la caótica situación interna que existe en Somalia mientras nos susurran sutiles palabras sobre el negocio de la pesca (por parte de las empresas occidentales) en las aguas (sin control) de dicho país. Sin embargo, la baza que ha jugado el film es la de mostrar la agonía humana, el lado cualitativo de la tragedia.

Tema de actualidad servido a través de un potente pulso narrativo. Le sobran, para mi gusto, unos cuantos minutos al metraje final. Peca de ser una película pesada y un tanto redundante. Tiene sus limitaciones, pero es un producto de calidad.

7/10    

‘Breach’. ¿Dónde está la tensión?

Un joven aspirante a agente del FBI debe realizar una misión, para proseguir en su carrera profesional, un tanto peculiar: vigilar a un veterano del cuerpo por posibles abusos sexuales. Sin embargo, detrás de todo ello, se esconde una investigación diferente, la transferencia de datos desde USA a la URSS por parte del veterano agente. Ése es el punto de máxima tensión del film, una vez descubrimos eso, ya sabemos quién es el “malo” y como va a acabar el asunto.

La complicidad existente entre el joven y el veterano, esa relación de confianza extraoficial por parte del veterano hacia el inocente que empieza ahora, es lo mejor del film. El resto, intranscendental y rutinario. Carece de todo lo que necesita una película de espías: tensión, suspense. Floja.