‘Scream 4’. Nueva década, nuevas reglas.

scream4fanposter_themadbutcher_classicAlguien debería hacerle un monumento, valga como alegato de esta modesta reseña, a Kevin Williamson, un guionista de primer nivel a ojos de quien escribe estas palabras. Parece que su tiempo ya pasó, pero, considerando todo lo que ofreció al género de terror durante el final de los noventa, se agradece que vuelva a la carga con Scream 4. Y lo hace, además, en compañía de otro gran clásico del género: Wes Craven.

El primero escribió guiones de películas como Scream (1996), Sé lo que hicisteis el último verano (1997), Scream 2 (1997), The faculty (1998) o Secuestrando a la Srta. Tingle (1999). Es decir, levantó él solo la catedral del terror de los noventa. Al otro, Wes Craven, le debemos la saga que aquí comentamos, además de clásicos como Pesadilla en Elm Street (1984) o La última casa a la izquierda (1972).   

Total, prepárense para disfrutar si les gusta el género. El dúo creativo que da pie a esta obra se divierte de lo lindo, satirizándose incluso a sí mismos, a la hora de volver a reinventar las sanguinolentas aventuras que acompañan al pueblo de Woodsboro y, cómo no, a la mítica Sidney Prescott. Ahí estarán, además, las caras de siempre (Neve Campbell, Courteney Cox o David Arquette) junto con savia nueva (Anna Paquin o Aimee Teegarden) que terminarán por conformar un cartel tan nostálgico como palomitero. 

7/10

’25th hour’. El último día.

25-th-3Un trago amargo. Una sensación de ahogo tremenda en el pecho. Es ‘La última noche’ (2002), escrita por David Benioff (creador, a la postre, de la afamada ‘Juego de tronos’) y dirigida con buen gusto por Spike Lee. El paisaje de la misma viene dado por el Nueva York post 11-s, retratado con sutil belleza por Rodrigo Prieto. Mientras tanto, el reparto se deja el alma en darle veracidad al asunto, en despertar la empatía del espectador e introducir el toque emotivo requerido. Atención a la sensualidad de Anna Paquin, punto y aparte. 

Edward Norton, el verdadero coloso del film, se equivocó. Se movió al margen de la ley, buscando el lucro fácil y la vida despreocupada. Las compañías no fueron las mejores. Nadie le advirtió. Su padre, su novia y sus amigos de toda la vida, simplemente le dejaron hacer. Ahí están, Brian Cox, Rosario Dawson, Barry Pepper y Philip Seymour Hoffman, abatidos ante tal acontecimiento. ¿Y ahora qué, cómo reaccionamos? Un último día duro como el hierro.

Una película magistral que, con toda la serenidad y naturalidad del mundo, nos mete de lleno en un pozo de melancolía, frustración y aflicción. ¿Por qué lo haría?

9/10

‘X-Men 3: The last stand’. Batalla final.

Tras dos historias marcadas por batallas y conflictos acerca de cómo orientar la actitud mutante frente a lo humano, al tiempo que éstos también adaptan posicionamientos (va desde la generosidad total hasta la barbarie “especista”) según el devenir de los acontecimientos, presenciamos ahora el cierre de la trilogía. Tenemos frente a nosotros a los dos bandos claramente identificados: por un lado, la hermandad de Magneto, apoyado en Piros, Mística y una nueva hornada de fieles súbditos a su causa extremista; por el otro, los X-Men gravitando en torno a la personalidad del Dr. Xavier.

Aparecen, en esta nueva edición, dos elementos de fractura: uno, la “cura” para erradicar el gen mutante; dos, Jean Grey y su desatada personalidad oculta, la de Fénix. La cura, con un niño de impresionantes poderes de fondo, estará en el medio de la batalla, afectando al futuro de los mutantes, siendo el objetivo de Magneto su eliminación, mientras que nuestros protagonistas, los “buenos”, ajenos a la causa de aquél, buscarán el respeto a la cura, abrir la posibilidad de otra vida a quiénes quieran cambiar. Todo con Jean Grey como clave de bóveda. ¿Quién logrará hacerse con sus extraordinarios poderes para imponer su posición?

‘X3’ marca un punto y ¿final?. Cierto es que es la menos lograda, ligeramente, de las tres, pues es la más efectista de todas, perdiendo profundidad en diálogos y perfil de personajes, lanzándose al combate plano en lugar de potenciar más aún la historia. No obstante, cabe reconocerle que no desvirtúa, ni mucho menos, la saga, honrando a ésta y siendo un digno final, motivo de admiración para todos los devotos de los X-Men.

Spoiler

Cíclope es muerto por Jean Grey. Mística es curada, abandonada por Magneto, y delatando a aquél finalmente. Dr. Xavier es muerto por Jean Grey.Lobezno debe, por el bien de todos, matar a su amor, Jean Grey.

La escuela del Dr. Xavier continúa a pleno rendimiento bajo las directrices de Tormenta.

Mística, sin ser mutante, por fin puede sentirse liberada para “hacer vida normal”.

Los mutantes son respetados, integrados (que no asimilados) en la sociedad.

Magneto…

7.5/10

‘X2’. Humanos y mutantes: nueva batalla.

En este Planeta, la Tierra, no abunda la generosidad. Bien lo sabe Magneto, quien apuesta por una superioridad mutante, temeroso de un potencial ataque humano. Más inminente, éste, que nunca, tras los planes orquestados por William Stryker, totalitario militar, personalizándose en su figura toda la maldad y el carácter violento del que no quiere aproximarse a lo extraño, conocer lo desconocido.

En medio de todo ello, estarán nuestros X-Men. Luchando entre dos aguas, inmersos en el salvaje remolino nacido desde la defensa y la violencia del raciocinio mal empleado por ambos extremos. Además, al hilo de todo ello, ‘X2’ también se zambulle en los orígenes de Lobezno, ese mutante atormentado y castigado por un pasado que quiere recordar, aún sin poder. Complementándose todo con pinceladas acerca de otros protagonistas secundarios, especial mención a la figura de Jeane Grey.

En definitiva, un más de lo mismo para deleite de los aficionados a la saga. Grandiosos efectos especiales, buena dirección, potente historia, correcta fotografía y un estelar reparto en cartel, todo aunado para un mismo fin: entretener gozosamente al personal con esta trepidante, adrenalínica y fantástica historia.

Spoiler

Si en la primera parte se trataba de una bantalla intestina entre mutantes, ahora se explicita el ataque humano, haciendo buenos los pronósticos de Magneto, quién gana la batalla moral al Dr. Xavier. Todo queda resuelto, finalmente, por el buen hacer de éste y sus secuaces, apacigüando los ánimos, firmando una tregua humana y buscando contener la oscuridad de Magneto. En fin, la resolución parece una especie de preámbulo para una nueva aventura similar a la primera.

8/10

‘X-Men’. Batalla mutante.

En un futuro no muy lejano, la evolución de la especie, en términos darwinistas, ha seguido su camino inquebrantable: los humanos han dado paso a los mutantes. Éstos, sin embargo, no son bien vistos por la sociedad, la cual reclama mayor protección y seguridad frente a los mismos, exigiendo su identificación, registro y control obligatorio. Son malos tiempos para los mutantes, otra minoría marginada, temerosa de sufrir las inclemencias de la racionalidad humana. Pero, ¿cómo reaccionarán frente al potencial ataque humano?

El Dr. Xavier es un mutante benévolo, lleno de esperanza y calidez. Desde la escuela por él inaugurada con el fin de dar cobijo a esos chicos desamparados con extraños poderes, trabaja para aleccionarlos y enseñarles una importante doctrina: el respeto hacia los demás. Pero no acaba ahí su misión, pues sabe que su antiguo amigo, ahora enemigo íntimo, el famoso Magneto, está del lado de las armas, con las miras puestas en golpear primero a la especie humana, intentando autoproclamarse Dios de la Humanidad, al tiempo que inquisidor, pues sus miras no van más allá de la reconversión a mutante de todo el planeta.

Lobezno, Tormenta, Cíclope y el Dr.Xavier. Ellos son los buenos.  Dientes de Sable, Mística, Sapo y Magneto. Ellos, los malos. Ahora, una batalla se avecina, un conflicto interno sobre cómo digerir desde el colectivo mutante la agresividad humana. Y todo, con Pícara como clave de bóveda para los planes de unos y otros.

Grandiosa cinta que bebe de esa inagotable fuente llamada Marvel. La adaptación corre a cargo de un notable cineasta, Bryan Singer, quien amparándose en unos espectaculares efectos especiales, una potente historia, una buena fotografía y un reparto con mucha cara conocida, sabe narrar con garra y tensión toda la vorágine fantasiosa que mueve a esta épica y adrenalínica batalla. Tiene el privilegio de ser una de las mejores adaptaciones existentes por la vía cómic-cine. Forma parte del Club Personal.

8/10