‘Reindeer games’. Entretenida.

600full-reindeer-games-posterEl guaperas de Ben Affleck y la sensacional Charlize Theron protagonizaban, allá por el año 2000, esta navideña cinta producida por los Weinstein que, misteriosamente, pasó sin pena ni gloria por las salas de cine. 

Hablamos de ‘Operación Reno’. Y digo lo de misteriosamente porque, a mi parecer, estamos ante un thriller trepidante, narrado con buen pulso y oficio. La labor de John Frankheimer en tareas de dirección es meritoria. El guión de Ehren Kruger, por su parte, está bien hilado, además de contener algún que otro giro sorprendente en la trama de la película. Todo fluye con soltura y desparpajo, consiguiendo así amenizarnos la velada en base a la accidentada vuelta a la normalidad del personaje al que da vida Ben Affleck. Además, ¡sale el emblemático Danny Trejo en escena!     

El atraco a un casino ejerce como vértice de la historia, súmenle a ello la tensión sexual entre los tortolitos protagonistas, la malvada interpretación de Gary Sinise y el evocador aire navideño del film para enriquecer el activo de una película plenamente recomendable.

7/10 

‘Identity’. En la mente de un psicópata.

1824Noche de frío y tormenta. Diez desconocidos, por azares de la vida, terminarán reunidos en un motel barato perdido en mitad de la nada. Pronto, se darán cuenta de que entre ellos anda un asesino con ganas de marcha.

Es la premisa con la que abre ‘Identidad’, película dirigida por James Mangold, notable cineasta, quien conduce con buen pulso la historia escrita por Michael Cooney. Conviene realzar la magnífica labor de casting aquí realizada, pues se consiguió juntar a un conjunto de actores, que sin ser pesos pesados, componen un cartel de lujo: Ray Liotta, John Cusack, Amanda Peet, John Hawkes, Alfred Molina, Clea DuVall o Rebecca De Mornay, entre otros.  

Un thriller que cautiva e inquieta. Se palpa la tensión, la intriga está bien pulida y nos encontramos con un final que no deja ningún cabo suelto, cosa extraña para este tipo de cintas. Total, un lujo. Una grata noticia, siempre que, eso sí, estén dispuestos a adentrarse en la mente de un psicópata. Vaya escalofrío.

7.5/10

‘A Christmas carol’. Dickens, Zemeckis y la Nochebuena.

christmas_carol_ver4_xlgEl relato benevolente y doctrinario de Charles Dickens acerca de cuál es el significado de la Navidad cogía forma esta vez a través de las palabras e imágenes ideadas por Robert Zemeckis, quien desplegaría una vez más (tras el “Polar Express”) su particular poderío visual. 

El avaro, codicioso y gruñón capitalista, hablamos de Ebenezer Scrooge, pronto recibirá la visista de los tres espíritus de la Navidad y entenderá que la vida no debe desperdiciarse entre números y ganancias, que hay mucho más aparte de eso: la familia, la alegría, la benevolencia, la calidez, el amor y tantas otras notas que hacen alcanzar a uno ese estado de felicidad tan natural, espontáneo y plácido que no necesita sustentarse en cuestiones materiales para pervivir. 

Un cuento acaramelado y cargado de crítica social que nos transporta al Londres del siglo XIX, a una sociedad marcada por las desigualdades y en la que el fantasma del comunismo de Marx arreciaba con más fuerza que nunca, para recordarnos que la Nochebuena puede ser un buen momento para reflexionar acerca del sentido de nuestras vidas. En fin, atinada postal navideña.

7/10

‘Back to the future’. Mítica.

back-to-the-future-1985En un día de inspiración, creo que podría ser capaz de recitar, una a una, las escenas que conforman la fantástica ‘Regreso al futuro’. Es una de esas películas que pertenece a la infancia de uno, vista en infinidad de ocasiones y envuelta en la nostalgia brindada por las cintas, los pósters ochenteros y la ambientación de la época. 

Steven Spielberg ya era uno de los reyes de Hollywood cuando decidió apostar por el proyecto ideado años atrás por el gran Robert Zemeckis. Así, al ritmo marcado por el tema ‘The power of love‘, de Huey Lewis, nos adentraremos en esta aventura futurista en la que los inventos estrafalarios de Doc, la ensoñación juvenil de Marty McFly y los enredos espacio-temporales propiciados por un imperecedero Delorean se darán de la mano para conformar una de las mejores películas de ciencia-ficción que ha brindado la historia del cine.

Michael J. Fox y Christopher Lloyd eran la clave de bóveda de uno de los mejores guiones de la década de los ochenta. La fantasía, el amor juvenil, la diversión y la aventura se entrelazaban ingeniosamente para tejer una historia tan original como inmortal.

En fin, si todavía no han visto ‘Back to the future’ deberían ir resolviendo tal problema, y recuerden siempre… “power of love will keep you home at night. Don’t need money, don’t take fame. Don’t need no credit card to ride this train. It’s strong and it’s sudden and it’s cruel sometimes, but it might just save your life. That’s the power of love“. Mítica.

9.5/10

‘What lies beneath’. Inquieta serenidad.

Asfixiante intriga con tintes sobrenaturales en la que Robert Zemeckis impregnaba a su narrativa de una tensión lacerante, conformando así un claustrofóbico paisaje que iba cogiendo forma, y de qué manera, gracias a la brillante interpretación de Michelle Pfeiffer y la encomiable labor, como secundario, de Harrison Ford.

La inquietud se convierte en el medio elegido por el director para imponernos su recital visual, siempre con el trasfondo de resolver una historia tan adictiva y misteriosa como brillante y terrorífica. Una casa cerca del lago, una fotografía y un cuarto de baño. No hacen falta muchas más cosas para tejer una de las mejores intrigas de los últimos tiempos. Servida a fuego lento, reserva un justo espacio a la paciencia y parsimonia, dotándose así de un ritmo in crescendo que terminará por incendiar nuestras pantallas de televisión.

Háganme caso y vean ‘Lo que la verdad esconde’. Una acertada combinación de distintas melodías que termina por sonar a la perfección. El gran Robert Zemeckis da muestras de su polivalencia cinematográfica, de su virtud narrativa y termina por sentar cátedra en un género que, hasta la fecha de estreno de esta cinta, le era desconocido. Totalmente minusvalorada.

8/10

‘Forrest Gump’. Puro sentimiento.

Así es, tienen delante suya una de las más tiernas y conmovedoras biografías, en este caso ficticia, que nos ha deparado el séptimo arte. Desentrañada por Eric Roth, uno de los mejores guionistas que ha dado Hollywood en los últimos años, orquestada por el sensacional Robert Zemeckis, y hecha sentimiento gracias a la meritoria labor de Tom Hanks. Además, la factura técnica es insuperable. Uno ya lo siente desde el inicio , cuando todo aparece acompasado por una fabulosa composición de Alan Silvestri, que parece mover con armonía, gracia y sutileza a esa plumita blanca que acaba en los pies del entrañable Forrest Gump, quien aparece sentado en un banco, trajeado y sin perder la compostura, dispuesto a contarnos su historia.

¿Quién no se ha emocionado con Forrest Gump? Sus mil y una peripecias nos cautivan, narrando, grosso modo, buena parte de los acontecimientos estadounidenses más importantes de los años 60 y 70. Nos entregamos a su ferviente y fiel amor por Jenny. Apreciamos las lecciones dadas por la Señora Gump. Sonreimos felizmente con la camaradería brindada por Forrest a sus muy mejores amigos,  Bubba y el Teniente Dan. Y, cómo no, nos emocionamos con la imperecedera escena final.

En fin, puro sentimiento. Alegre y graciosa, triste y dolorosa, tierna y feliz, melancólica y nostálgica. Emotiva obra maestra. 

9.5/10