‘Mercury rising’. Bruce Willis y el autismo.

‘Mercury rising’ es una de esas películas de buenos y malos. El bueno es Bruce Willis, un rudo agente del FBI encargado, casi de rebote, de proteger a un chaval autista, huérfano y al que los tipos malos de la peli buscan atrapar. ¿Por qué? Por dos frikis que decidieron poner en un crucigrama un importante código secreto, el mercury (de ahí el original título del film), valorado en “nosecuantodinero” e imposible de descifrar. Al menos eso creían ellos, porque ahí está el chavalín autista poniendo patas arriba todo el tinglado.

Película comercial, bastante estándar, a la que yo, personalmente, etiqueto “como una de Bruce Willis”, uno de mis actores favoritos. La receta no es la de siempre, pero casi. Guión flojucho en el que el susodicho actor ejerceo de tipo duro, salvaguardando la vida del chaval y llevándose por delante a todos los malotes de bala rápida. La trama de acción queda un tanto almibarada cuando aparece el niño en escena, enterneciéndonos con la música que siempre lo acompaña y dándonos un manual para principiantes acerca de qué es el autismo. En definitiva, combinación conseguida entre disparos y sirope. Tiene su cosa.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s